Vídeo: Sufre Piqué “La Furia” española

En la convulsa España de nuestros días, particularmente en Cataluña, la situación, en principio, está clara, como lo ha estado desde hace mucho tiempo: unos se quieren separar (rascarse con sus propias uñas y dejar de rascar la espalda del vecino) y otros no quieren que éstos se separen. Así de simple.

Luego están todos los argumentos políticos, económicos, jurídicos, sociales y culturales a favor y en contra. Unos lo tienen claro y toman partido con fanática determinación; otros, medianamente claro, dudan y se mantienen a la expectativa, y otros más no entienden nada, ni falta que les hace.

Lo único cierto es que las imágenes de la Policía Nacional y Guardia Civil aporreando a jóvenes y gente mayor en Barcelona, capital de la comunidad autónoma de Cataluña, formada además por las provincias de Geróna, Lérida y Terragona, durante el referédum independentista del 1-O (primero de octubre), declarado inconstitucional e ilegal, no han caído nada bien dentro y fuera de una España que se considera democrática y progresista, tras casi cuatro décadas de dictadura franquista.

 

 

ARISTEGUI NOTICIAS

nyo

Comments

comments