Unos 955 mineros quedan atrapados

Las operaciones de rescate en una mina de oro sudafricana seguían la noche de ayer para rescatar a 955 mineros que estaban atrapados desde hace 24 horas bajo tierra, aparentemente en buen estado de salud, tras un corte de luz.

Ese corte de energía ocasionado por una tormenta detuvo los ascensores e impidió que subiera ayer prácticamente todo el equipo del turno de la noche, que opera en la mina Beatriz, cerca de la ciudad de Wilkom, informó la empresa Sibanye Gold, propietaria de la mina.

Sólo unos 60 mineros lograron salir a la superficie, precisó un portavoz de Sibanye Gold, James Wellsted, en la cadena de información local ENCA.

“Todavía hay 955 mineros que tenemos que sacar a la superficie”, precisó posteriormente Wellsted.

“Se han agrupado en una zona segura, en la que funciona la ventilación. Les estamos dando comida y agua” dijo. “Por el momento todo el mundo está bien”, agregó.

Posteriormente la compañía nacional de electricidad, Eskom, indicó que habían podido restablecer el suministro de energía en una de las dos líneas que abastecen el yacimiento.

El Sindicato Nacional de Mineros indicó por su parte que 800 trabajadores estaban al fondo del pozo número 3 y otros 300 en el pozo número 2, elevando el balance a mil 100 mineros atrapados.

“Hicimos bajar a equipos de rescate, pasamos lista de todo el mundo y por supuesto que estamos intentando traerlos a la superficie lo más rápido posible”, explicó el portavoz de Sibanye Gold.

Hasta ayer no se había precisado la profundidad a la que se encuentran atrapados los mineros. Sin embargo, las galerías más profundas están a unos mil metros bajo tierra.

Los generadores de la mina que debían de activarse en caso de corte eléctrico no funcionaban, reconoció Wellsted.

La tormenta que afectó el miércoles en la noche la mina Beatriz, a unos 290 km al sudoeste de Johannesburgo, dañó el cableado de alimentación eléctrica de la mina. Una parte de esta infraestructura pudo arreglarse durante la jornada, agregó.

Una decena de familias, mantenidas a una cierta distancia por los agentes de seguridad de la mina, esperaba con nerviosismo tener noticias de sus seres queridos.

“No tengo noticias desde las 21:00 de ayer (miércoles) en la noche (hora local)”, dijo la mujer de un minero que pidió no ser identificada. “Normalmente me llama a las 5:00, pero esa mañana su jefe me llamó para decirme que la mina estaba privada de corriente”, agregó la mujer.

Innocentia, la mujer de otro minero, dijo que tiene esperanza: “Somos optimistas, nos dijeron que están bien”, afirmó.

Excélsior

Comments

comments