Uno de los músicos que tocaba en Las Vegas reniega del derecho a tener armas

Caleb Keeter, el guitarrista de la banda de Josh Abbott, que tocó en el festival de música country en Las Vegas pocas horas antes de que un atacante mató a tiros a casi 60 personas, ha dejado de defender la ley de armas en su país. “He sido un defensor de la segunda enmienda toda mi vida [que da derecho a tener y portar armas]. Hasta los acontecimientos de anoche”, publicó Keeter este lunes en su cuenta Twitter.

El guitarrista y los demás miembros de la Josh Abbott Band, que estuvieron en el concierto durante el tiroteo y sobrevivieron la masacre, expresaron su apoyo a las familias de los fallecidos y a los heridos en las redes sociales. “Nuestros corazones están con todas las víctimas”, escribió el cantante Josh Abbott. “Nunca dejaré de oír esos disparos; y nuestra banda nunca olvidará cómo ese momento los hizo sentir” añadió. El tirador, identificado como Stephen Paddock, de 64 años, tiroteo a la multitud que estaba escuchando el concierto desde dos ventanas del hotel Mandalay Bay. 59 murieron y otras 500 resultaron heridas en la que es ya la mayor masacre a tiros de la historia de Estados Unidos. El caso ha vuelto a abrir el debate sobre el control de armas.

Como el cantante del grupo, el guitarrista Caleb Keeter quiso expresarse públicamente también en las redes sociales después del trauma, pero con un mensaje personal. Confesó que los miembros de la banda tenían licencias de armas de mano y armas de fuego legales en el autobús. Al ver lo “inútil” de sus armas frente a la situación, por el miedo de que la policía les creyera cómplices del atacante, se arrepintió de haber defendido la posesión de armas para la autodefensa toda su vida: “No puedo expresar lo equivocado que estaba”, dijo.

 

Keeter siempre defendió el derecho a tener armas, pero estar bajo el tiroteo, al ver a sus compañeros de la banda atrapados bajo el fuego y mandar mensajes a sus padres y su pareja porque pensaba que iba a morir cambió de parecer. “Fue suficiente para que me diera cuenta de que esto está completamente y totalmente fuera de control”, ha escrito.

En Twitter, se posicionó firmemente a favor de un control de las armas en Estados Unidos: “Necesitamos un control de armas AHORA”, recalcó, y se arrepintió otra vez de no haber despertado antes sobre el peligro del derecho a tener armas hasta su terrible experiencia en Las Vegas. “Mi mayor arrepentimiento es que me he obstinado en no verlo hasta que mis hermanos y yo estuvimos amenazados por ellas”.

Con su texto, Caleb Keeter afirma haber cambiado definitivamente su forma de pensar sobre la segunda enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, y comprometerse a la lucha para un control de las armas en su país.

 

El País

Comments

comments