Tribuna Central

Compartir en:

El VAR salió a relucir nuevamente en el futbol mexicano. Fue en el partido de América y Morelia, en la “vuelta” y en las dos ocasiones en que fue requerido, me queda claro, hubo legalidad; en ambas jugadas tanto el árbitro central como sus banderas, había omitido y habían dado por buenos dos goles que finalmente fueron invalidados.

En la primera jugada a la que me refiero fue en el gol de Morelia, una anotación que matemáticamente sepultaba a las Águilas, porque un gol de los visitantes obligaría al América a anotar dos goles más y aun cuando estaban muy insistentes ofensivamente les quedaba ya muy poco tiempo de juego para conseguirlo, restaban solo unos 20 minutos.

Se marcó un fuera de lugar en los linderos del área chica. Fue una jugada a balón parado por la banda izquierda donde el jugador de Morelia, Aristeguieta, saca ventaja a la defensa americanista y se tira de palomita para recentrar y le sale un balón cómodo a José Ortíz que fusiló a Memo Ochoa, pero en la jugada de repetición se ve como Ortíz está en fuera de lugar.

¿Por qué no se marcó de manera inmediata?, de hecho, el central y su bandera dieron por bueno el gol, llamaron a la revisión y se ve claramente la infracción al reglamento, entonces el árbitro marca el fuera de lugar, y América seguía 2-0 arriba. La rapidez de la jugada tomó mal acomodado al juez de línea y el central se quedó muy atrás, por eso no pudieron percatarse de la sanción.

Y apenas unos minutos adelante el americanista Henry Martín desde fuera del área grande, controla un pase con el pecho para quitarse la marca defensiva, gira sobre su propio eje y saca un riflazo de pierna derecha inalcanzable para el portero de Morelia, el árbitro y el abanderado dan por bueno el gol, era el 3-0

para las Águilas.

Pero llamaron a la revisión y en la repetición se ve que a Martín, al girar, la bola le alcanza a pegar en el brazo derecho, es una jugada circunstancial, esas famosas que “el balón fue a la mano”; sin embargo, con el nuevo reglamento queda en claro que toda mano ofensiva, sea o no deliberada se marca como mano, no así la mano defensiva que queda a criterio del árbitro quien puede considerar que fue  con o sin  intención; en este caso como fue jugada ofensiva, entonces la mano se marca de manera obligatoria, por eso la anulación del gol.

Así da gusto que se ocupe la tecnología para decidir dudas arbitrales, aquí desde esta Tribuna Central he dicho en otras ocasiones que el VAR no sirve para nada porque hasta con ese mecanismo electrónico han quedado dudas, pero en estas dos que cito aquí sí hubo legalidad.

América tuvo la contundencia necesaria para cerrar bien en los Juegos de “vuelta” tanto de Cuartos de Final como en las Semifinales. Ya lo dijo el francés André Pierre-Gignac, quien le explicó vía Twitter a la afición de los Tigres que todo el equipo fue culpable de la derrota y no solo la defensa, y en Morelia, sin que nadie lo diga, todos vimos a ellos les faltó la calidad que mostraron en el partido de “ida” y así no se puede ganar y menos a un equipo con buenos jugadores que estaban obligados a ganar.

Para concluir y haciendo a la alusión a lo que muchos opinan verbalmente o en redes sociales, América ganó bien, por el VAR pero no por el VARO como algunos piensan, la victoria fue legal.

POR JOSÉ LUIS PACHECO ESPINOZA

Twitter – @laopinionpr
Facebook – @LaOpiniónPozaRica
Youtube – La Opinión De Poza Rica

error: Content is protected !!