Tribuna Central

Compartir en:

Por José Luis Pacheco Espinoza

La máxima justa del deporte mundial se tambalea, los Juegos Olímpicos Tokio 2020 penden de un hilo debido a la pandemia mundial por el Coronavirus, los propios deportistas de distintos países del mundo se pronuncian a través de las redes sociales por la postergación de los mismos.

Y no es algo fuera de lugar porque hay mucho trasfondo ya que no son unos juegos cualesquiera, es como cada cuatro años el lugar de encuentro de los mejores atletas, los deportistas elite en cada disciplina, de cada nación, quienes incluso en su sana intención de ser escuchados y tomados en cuenta manejan en redes sociales el Hashtag #tokio2021.

Me queda claro que son deportistas de alto rendimiento y que deben estar preparados para competir en todo momento, cuando sean requeridos, pero a los Juegos Olímpicos busca cada quien llegar en su mejor forma física, técnica y mental, porque una medalla olímpica es lo máximo que puede obtener un atleta y con esto del paro deportivo mundial muchos no han conseguido siquiera el boleto para estar en esa máxima cita deportiva y en tanto que quienes ya están calificados no han podido entrenar, tampoco han podido hacer concentraciones, vaya, ante esto no llegarían al cien por ciento.

En un principio el Comité Olímpico Internacional dijo que no hay lugar para que se suspendan los Juegos Olímpicos, sobre todo al hacer hincapié que cancelando no resolverían ningún problema, por lo que dejan en claro que la cancelación no está en sus planes.

Dichos juegos están planeados hacerse del viernes 24 de julio al domingo 9 de agosto, período que siempre es respetado por todos los países y en ese intervalo paran todas las ligas deportivas; sin embargo, ante la actual situación apremiante no se descarta mover las fechas.

Uno de los problemas extra allá en Japón es que los edificios construidos especialmente para albergar la villa olímpica ya están vendidos y los compradores los ocuparían inmediatamente después al término de las competencias, situación que compromete a los organizadores por aquello del cumplimiento de los contratos de compra-venta en caso de cambiarse las fechas. Es decir, si hay cambio de fecha los deportistas ocuparían ya entonces instalaciones de dueños particulares, y si podría ser un grave problema.

Pues el tema no es tan sencillo, pero considero que antes que nada está la salud y bienestar de los deportistas y de la población en general; un aplazamiento si  causaría una revolución en todos los sentidos deportivos porque genera cambios de planes y programas en todas las organizaciones deportivas mundiales, pero lo ideal es que todo esté bien y que se desarrolle sin problemas, quizás lo más prudente es cambiar todo para el próximo año como lo promueven los propios atletas, pero siempre y cuando se respete la siguiente cita para el 2024.

Tokio fue elegida sede de esta edición XXXII desde septiembre del año 2013, para los japoneses será la segunda ocasión en la historia que serán sede Olímpica porque ya lo fueron en el año 1964, pero ahora en esta ocasión tuvieron la mala fortuna y está afrontando las consecuencias de que Asia fue el continente donde brotó por primera vez el nuevo virus COVID-19 el año pasado en China, de ahí precisamente que se le agregó el número 19.

Twitter – @laopinionpr
Facebook – @LaOpiniónPozaRica
Youtube – La Opinión Poza Rica

error: Content is protected !!