TRIBUNA CENTRAL

¡Comparte esta nota!

Por José Luis Pacheco Espinoza

Canelo Álvarez ganó y lo hizo con mucha claridad, ahora sin dejar oportunidad de especular que su rival era un bulto y no es que, como él mismo y sus allegados los mencionan, los detractores, los envidiosos -como también llama a quienes no están de acuerdo con sus triunfos- digan que haya sido un pleito arreglado, pero el británico Billy Joe Saunders pecó de confiado y suponía que en forma fácil llevaría la pelea hasta la decisión, con su sistema defensivo poco eficiente.

Saunders no es un pegador letal, su estilo es del boxeador estilista pero poco ortodoxo que tira golpes sin mucha potencia, tira y sale, pero descuida mucho su guardia, se veía muy vulnerable en la zona baja y el rostro, con su guardia constantemente abajo para buscar desde ahí su salida de golpes.

Todo esto favoreció al Canelo, que es muy rápido y además de que maneja muy bien su recto y el gancho a la zona hepática; Saunders lleva en su carrera 14 nocauts y con esa etiqueta aparentemente era un rival de sumo cuidado, así lo vendían en la publicidad de la pelea, pero sus nocauts no son efectivos, sino técnicos, es decir, no los tira a la lona, sino que abruma a sus rivales con el constante golpeteo, cosa que insisto, no le funcionó con el mexicano, porque Canelo es muy rápido y no boxea en corto, sino que de pronto entra y sorprende con su velocidad de brazos, y sus combinaciones arriba-abajo no le dejaron tiempo alguno a Saunders para hacer su boxeo lento de tirar y salir, y así sacó la peor parte, terminó con el ojo derecho cerrado por la fuerte pegada de los puños del Canelo.

Me queda claro que Canelo ganó bien con su poder de puños, pero sigo pensando que falta que enfrente a un peleador con noqueo en sus puños, porque si sigue ganando a peleadores que no le ofrecen complicaciones, muchos miles de mexicanos seguiremos pensando que solo le continúan buscando rivales cómodos, como el mismo Canelo lo dijo: “no soy el único que busca a sus rivales, todos los campeones lo hacen”, esas declaraciones abren más ventanas para suponer que no quieren aún perder la racha de triunfos.

Pero bueno, fuera del contexto boxístico que se dio previo a la pelea, no quiero dejar pasar por alto el grave error y falta de respeto a todo un país por la interpretación del Himno Nacional Mexicano, no como un símbolo patriótico, sino como una canción cualquiera, así ha sucedido siempre con todos los que lo hacen en el boxeo y lamentablemente nadie ha hecho nada al respecto para evitarlo.

Esto ocurre porque a quien contratan para que interprete el Himno Nacional es un artista, insisto, que lo interprete, no que lo cante, porque no es una canción. Llevan siempre a un cantante que quiere lucirse como si estuviera en un concierto musical y, me pregunto, ¿por qué mejor no le pagan a un profesor?, por ellos sí saben de hacer honores a nuestros Símbolos Patrios.

¿No habrá una multa por este grave error cívico? Lo que deberían de hacer los promotores de boxeo es llevar una pista del Himno Nacional y que se interprete a coro entre todos los asistentes, así como ocurre en los Juegos Olímpicos, digo, sería mucho mejor, y ya cuando Ángela Aguilar y otros tantos más que han echado a perder el Himno Nacional Mexicano ofrezcan un concierto musical, pues quienes gusten ir a escuchar su magistral voz que lo hagan libremente, que triste realidad.

Twitter – @laopinionpr
Facebook – @LaOpiniónPozaRica
Youtube – La Opinión Poza Rica
¿Reporte y denuncia?
Si cuentas con imágenes o video que exhiban maltrato, abuso de autoridad, corrupción o cualquier acción inhumana. ¡Por favor, háznoslo saber!
– WhatsApp: (782) 219-94-02 <<< ¡clíck aquí!
– Por e-mail: denuncias@laopinion.net <<< ¡clíck aquí!

¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!