“Mi siguiente mural se llama Una gran universidad”

El muralista sinaloense Ernesto Ríos anuncia oficialmente en exclusiva para EL DEBATE que ya se encuentra trabajando en el mural Una gran universidad. Este medirá 250 metros cuadrados, cinco veces más grande que el que montó en Mocorito.         “En diciembre nos hablaron de la Universidad de Occidente que ya estaba listo todo para comenzar, y precisamente ya estamos con los bastidores, para inmediatamente pintar.” Esta obra  estará montada en el edificio de rectoría de la referida universidad en Culiacán.

¿Cómo surge la propuesta de este mural?
La Universidad la fundó el doctor Gonzalo Armenta Hernández. Actualmente, la rectora Silvia Paz, ella es químico, y ahorita está preocupada porque la Universidad no cuenta con un mural, ni galería, ni centro cultural, es por eso que se están ya pactando varios proyectos con el gobernador para darle vida cultural a la Universidad de Occidente. Afortunadamente, fue bien recibido el mural Una gran universidad y ya empezamos a trabajar en él. A la rectora le interesa mucho que los alumnos vean el proceso de creación e instalación, que será en el edificio de rectoría.

¿Para cuándo lo inaugura?
El tiempo es de cuatro meses. Estamos pensando que será en mayo cuando lo estemos presentando ya terminado.

¿Quién colaborará con usted?
Está mi hermano, el pintor Óscar Marino, y su hijo Óscar Marino, Eva Ríos Rocha, Anubis Audelo, Francisco Junior, “El Tocayo”, y muchos alumnos de la Escuela de Artes de Culiacán. Es un gran equipo de trabajo.

¿Que temática tiene este mural
Esta obra abordará desde que se fundó la Universidad, la ficha técnica. Te puedo decir que será desmontable sobre bastidores metálicos, con madera y lienzos, y será una técnica al acrílico con texturas. La idea es que siempre perdure.

¿Cuánto tiempo de vida tiene un mural realizado por usted?
Es variable, hay murales que son de materiales de alta temperatura, pero si están a la intemperie, esta trabaja fuertemente sobre ellos y le sale la humedad, el salitre. Yo trabajo directo sobre el muro, y dura lo que dure la capita de la pared. Es por eso que trato de separarlos, que haya una cámara de aire entre el muro y la obra, que se pueda desatornillar y volverlo a poner. Normalmente un mural de cerámica debería durar 100 años.

¿Cuál fue su primer mural?
Tenía como 17 años y lo realicé en Oaxaca, en una iglesia. Ese fue como mi ensayo. Estaba estudiando con “Los Fridos”. No he regresado a verlo, sería interesante ir y tomarle fotos para ver cómo está. Pero el mural bien pagado fue en la prepa de la Universidad Autónoma de Sinaloa, en Guamúchil, al fresco con bastidor metálico, me contrató la UAS, yo tenía como 19 años.

¿Cuántos murales lleva en su carrera profesional?
Acabo de meter un proyecto de un libro a ISIC, desde el año pasado y ya lo tienen en la editorial. Contemplo 43 monumento, dentro de los cuales son 38 murales y los demás son esculturas.

¿Un artista tan consolidado como usted sigue picando piedra?
Claro, es que ser un artista rico no es precisamente que seas ni bueno ni de trayectoria, ser artista rico es una técnica en donde alguien te apoya e invierte dinero en ti, te da nombre y te coloca en las mejores galerías, aunque no tengas trayectoria. Pero yo no me he abocado mucho en eso, mi manera de vivir es de los pedidos que me hacen, las personas me buscan y me piden encargos especiales, o a veces el gobierno me pide un mural especial y lo hago. Siempre me he manejado bajo proyecto. Si eres bueno te encargan trabajos, pero si es muy importante, moverse y presentar tus propios proyectos.

Debate

Comments

comments