Servicios médicos forenses de Veracruz, saturados y en malas condiciones

Compartir en:

Ante el aumento de cadáveres, los servicios médicos forenses (semefo) operan saturados y en el abandono en el estado de Veracruz, tal es el caso de Ciudad Isla, Acayucan, Oluta, Las Choapas, Agua Dulce, Nanchital, Minatitlán y Tierra Blanca, donde son operados por funerarias y por algunas fiscalías regionales que afirman que no cuentan con el apoyo de la Fiscalía General del Estado para el traslado de cuerpos a Xalapa o el puerto de Veracruz.

Una publicación del diario Milenio, muestras que operan en condiciones deplorables, sin aire acondicionado, con escasas planchas de disección, sin agua, sin materiales de trabajo adecuados, sin frigoríficos suficientes ni personal que trabaje o vigile sus instalaciones.

Al respecto, Edna López, ex empleada del semefo en Ciudad Isla, recuerdacómo fue creciendo el caos: “Se empezaron a poner mal las cosas, porque nos llenamos de cuerpos y no nos mandaban recursos ni para el jabón. No había para reparar una cámara, para el succionado de sangre. En ocasiones, de nuestra bolsa teníamos que comprar jergas o zacates para lavar las tablas y los instrumentos y a veces hasta las batas, los mandiles”.

Agrega: “No teníamos dónde almacenar los cuerpos, solamente eran dos planchas, a veces los cadáveres estaban en el piso y pasaban ahí muchos días hasta que nos corrieron”.

Denunció que pese a la violencia creciente, de 2014 a 2016, en la administración de Javier Duarte, cerraron los anfiteatros del sur y centro de la entidad por falta de recursos para su operatividad, por lo que los empleados fueron despedidos con adeudos salariales de hasta tres meses de trabajo, que continúan pendientes.

La publicación destaca que el servicio médico forense de Coatzacoalcos, donde se concentra mayor flujo de cuerpos, opera a 39 grados, sin ventilación, con dos planchas.

Refiere que la Fiscalía General del Estado adquirió un frigorífico para depositar al menos 350 restos hallados en fosas, el cual colocó en la dirección de Servicios Periciales de Xalapa.

Al respecto, Lenit Enríquez, del colectivo de Madres en Búsqueda de Coatzacoalcos y quien ha participado en hallazgos de al menos cinco fosas en Veracruz, señala: “Cuando hacemos un hallazgo nos dicen que no hay reactivos para identificarlos o que tienen que enviarlos a otro lugar o que los restos están en mal estado o que no hay gente que los procese. Es una tortura; también nos han tocado casos en los que desaparecen los cuerpos ya estando en el Semefo”.

“A mí me dijeron que el cuerpo de mi hijo estaba en el Semefo y no fue así. Sigo creyendo que lo donaron para alguna institución de medicina”, manifestó Sara González, del Colectivo por la Paz Xalapa, quien denunció la desaparición de cuatro cuerpos de los Servicios de Medicina Forense, incluido el de su hijo Ivanhoe Mass González, desaparecido en el puerto de Veracruz en 2010.

Mientras que Marcela Dionisio, del Movimiento por la Paz de Veracruz, aseguró que tienen al menos diez casos de familias que han sufrido al doble. Sus parientes “han desaparecido dos veces: cuando se ausentan en vida los encuentran y, por alguna razón, no coinciden las muestras de ADN. Esos cuerpos son trasladados a fosas comunes… donde desaparecen de nuevo”.

XEU

error: Content is protected !!