Se pegó un tiro en la boca

Compartir en:

Cazones de Herrera, Ver.- Al tropezar cuando traía consigo un rifle es que de un balazo, un hombre se destrozó la quijada porque tuvo que ser internado en el Hospital Regional de la ciudad de Poza Rica, en donde su estado de salud se reporta grave.

Durante la mañana del martes se escuchó una detonación en la comunidad de Manlio Fabio Altamirano, mejor conocida como el Kilómetro 25, lo cual generó desconcierto al creer que se trataba de una balacera, por lo que se alertó a la Policía Municipal.

Fue cuando llegaron los uniformados que se encontró el cuerpo de Constantino Amaro Jiménez, alias El Capi, de 39 años de edad, quien vestía un short azul, una camiseta negra y traía sandalias.

A pesar del hermetismo que guardaron los familiares de El Capi, se supo de manera extraoficial que este sujeto se encontraba en el patio trasero de su casa e iba a preparar el arma, cuando se dio este accidente.

A pesar de la versión que la esposa de este sujeto le dio a los uniformados, el cuerpo de Constantino Amaro fue encontrado en plana calle, en donde se veía un enorme charco de sangre y ya no había ningún arma.

Los familiares y vecinos guardaron total hermetismo de este caso, como si quisieran ocultarlo, hasta taparon con tierra el charco de sangre del lesionado.

Fue un primo de Amaro Jiménez quien dijo que andaba mal su familiar, y que se había pegado un tiro con una pistola calibre .22. Además mencionó que en 4 ocasiones las fuerzas del orden le han quitado armas de fuego.

Policías municipales y paramédicos del DIF de Cazones acudieron a auxiliar a El Capi, al cual lo trasladaron al hospital regional de Poza Rica, en donde se encuentra grave de salud.

Por Benjamín Portilla Rodríguez

error: Content is protected !!