Se dificulta la búsqueda de socios para Pemex por incendios en refinerías

La iniciativa de la petrolera estatal mexicana de reclutar socios para ayudar a administrar sus instalaciones “ya era difícil de promover” debido a la condición de las plantas envejecidas, dijo por teléfono Tim Samples, profesor de derecho y analista de energía mexicana en la Universidad de Georgia en Athens. “Y se vuelve aún más difícil cuando la refinería para la cual estás tratando de encontrar un socio se está quemando en el fondo”.

El incendio en la refinería Salinas Cruz, la mayor de Pemex, comenzó el miércoles. El jueves se reactivó y finalmente fue apagado este viernes por la mañana. En tanto, al menos un trabajador murió en el incendio, que provocó el cierre durante dos días de la refinería con una capacidad de 330 mil barriles de crudo. El incidente siguió a una explosión en la planta de Salamanca a mediados de marzo que dejó ocho muertos.

Los problemas de las refinerías de Pemex son de larga data. La empresa, formalmente conocida como Petróleos Mexicanos, calcula que los problemas de mantenimiento y las ineficiencias han elevado las pérdidas anuales en sus refinerías a cerca de 100 mil millones de pesos (5 mil 500 millones de dólares), que se sumaron a la deuda de la compañía de casi 100 mil millones de dólares. Las seis refinerías de Pemex operan a sólo alrededor del 60 por ciento de su capacidad, procesando 948 mil barriles diarios de crudo en el primer trimestre del año.

El accidente en Salina Cruz, la única refinería de México en la región del Pacífico del país, amenaza los suministros de gasolina a lo largo de la costa occidental de México. A las 9 de la mañana del jueves, una fila de camiones cisterna vacíos esperaba en la carretera, frente a la planta que aún estaba en llamas, donde una espesa nube de humo gris se elevaba desde la zona de almacenamiento.

Comments

comments

Acceso a La Opinión Digital


Recuperar contraseña