Salvan la vida de milagro

Álamo, Ver.-  Dos ocupantes de un taxi capitalino, que viajaban en estado de ebriedad se salvaron de morir la tarde del lunes, después de que el vehículo en que iban se salió abruptamente del camino y terminó volcado en la desembocadura de una alcantarilla que cruza la carretera estatal Álamo-Limonar.

El accidente se registró alrededor de las 16:30 horas a la altura de la escuela primaria de la localidad La Tortuga, cuando transitaban con dirección a Agua Nacida.

Los accidentados fueron el chofer Manuel Laurencio Tapia Reyes de 44 años, residente de la colonia Irrigación de Ciudad de México, y su acompañante Gilberto Martínez Reyes de 50 años, habitante del ejido Rodríguez Clara; ambos se desplazaban a bordo de un vehículo Chevrolet Aveo en su modalidad de taxi, con número económico A-61744.

Ninguno de ellos resultó con lesiones de consideración; fueron auxiliados por personal de la ambulancia EMS y por elementos de Protección Civil. Posteriormente policías del Mando Coordinado los trasladaron a la Comandancia, mientras Tránsito Estatal se hacía cargo del servicio y enviaba el auto al corralón.

Seis horas más tarde sobre el mismo camino, pero ocurrido en el tramo La Camelia-Limonar, una camioneta Ford tipo Explorer, color blanco, con placas MVH-44-41 del Estado de México, volcó de manera aparatosa.

La unidad, propiedad de Antonio Artemio Hernández, de 68 años y con domicilio en La Camelia, fue encontrada abandonada por paramédicos del organismo de emergencias EMS, la policía del Mando Coordinado, y Tránsito Estatal.

Una joven que presuntamente viajaba en dicha Explorer, fue localizada en La Camelia, con diversos golpes contusos. La lesionada fue identificada como Guadalupe Antonio Arenas, de 26 años.

Comments

comments