Restauranteros de Tecolutla en quiebra

Compartir en:

Tecolutla, Ver.- La inactividad derivada por la contingencia sanitaria que atraviesa el país, ha provocado que todos los sectores comerciales sufran por la falta de ingresos económicos que esto representa, siendo el sector restaurantero el más afectado.

Los propios empresarios del ramo lo reconocen, pues en su mayoría se encontraban preparándose para la llegada de la Semana Santa, con la compra de insumos, materia prima y todo aquel material posible para dar la atención a sus comensales.

Sin embargo, con la recomendación de evitar salir de sus hogares, el cierre de playa y todas las restricciones para evitar contagios de coronavirus sus planes se vinieron abajo, pues esta es prácticamente una Semana Santa por demás diferente.

A diferencia de otros sectores, los restauranteros aseguran que la mayor parte de lo que tenían en sus neveras, en sus estantes lo han tenido que sacar, para comerlo o regalarlo, pues de lo contrario podría echarse a perder.

“Dependiendo de lo que cada uno venda, todos teníamos producto listo, pescado, carne, verdura u otras materias primas, productos que son perecederos y que no podemos mantener un mes refrigerados o en el estante, por lo que debemos comerlos o regalarlos a fin de que tengan una utilidad” aseguran.

Esto provocará que después de la cuarentena tengan que iniciar casi de ceros, pues solo tendrán los utensilios para prestar el servicio, la inversión tendrá que ser importante para reactivar su actividad.

“En el caso de mi negocio cerramos desde hace dos semanas, cuando se comenzaron a dar las recomendaciones, por salud y además porque las ventas se fueron hasta el suelo, pero tuvimos que llevarnos desde el pollo, las verduras, las harinas, sopa y hasta el refresco embotellado, porque de nada servía tenerlo en el refrigerador si se iba a estar gastando energía eléctrica en vano, ahora  que regresemos a trabajar, tendré que comprar hasta la sal para los guisados, y después de más de un mes sin trabajar, la inversión será difícil” reconoció Elisa Hernández propietaria de una lonchería.

Hay quienes continúan trabajando, unos bajo las disposiciones de la autoridad de dar solo servicio para llevar y otros sin acatar las reglas, sin embargo la situación está afectando a todos por igual pues las ventas se encuentran por los suelos, y lo poco que algunos venden no les alcanza ni para pagar a los empleados, por lo que no tardando podrían también cerrar sus puertas.

Twitter – @laopinionpr
Facebook – @LaOpiniónPozaRica
Youtube – La Opinión Poza Rica

error: Content is protected !!