Refuerzan tradición tuxpeña

Compartir en:

Tuxpan, Ver.- El Día del Niño Perdido es una de las tradiciones más importantes y representativas del norte del estado de Veracruz, ya que a pesar de los años y de los cambios en la sociedad, la población sigue dando continuidad a esta festividad que simboliza la figura del Niño Jesús.

Aunque esta celebración hace referencia a un pasaje bíblico cuando el niño Jesús se extravía en Jerusalén y es encontrado por sus padres tres días después en el Templo Salomón, en Tuxpan, la representación de este pasaje cada 7 de diciembre se ha convertido un acontecimiento que va más allá de la religión, expuso Gabriel Cruz, historiador en esta ciudad.

Es en este día, cuando apenas caída la noche la gente ilumina las calles al encender las velas que representan el camino de Jesús para llegar a casa, acompañado del ya tradicional recorrido de los carritos elaborados de cartón que niños de todas las edades pasean por las principales calles de la ciudad, como parte de esta conmemoración.

En esta ciudad, esta tradición tuxpeña, data desde el siglo XVIII, como parte de las tareas de evangelización que llevó a cabo el fraile Junípero de Serra, basándose en el pasaje mencionado por San Lucas; y es por ello que es aquí donde se encuentra un callejón denominado Del Niño Perdido en el centro de la ciudad, en que se encuentra una escultura dedicada a esta festividad.

No obstante, que el Día del Niño Perdido también es celebrado en municipios vecinos como Cerro Azul y Poza Rica, es en Tuxpan donde esta festividad está más arraigada y cada año se lleva a cabo con más énfasis, al convertirse en una que es importante preservar a través de los años.

error: Content is protected !!