Proyecto hidroeléctrico en Jalcomulco, ligado a sobornos de Odebrecht

Compartir en:

De acuerdo con la investigación “Las corruptoras mexicanas de Odebrecht”, realizada por Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) una empresa fantasma ubicada en Poza Rica, Veracruz, fue intermediaria para transferir sobornos a la brasiñela Odebrecht por 6 millones de dólares.

La investigación de MCCI refiere que un despacho fiscal de Tamaulipas, una compañía de servicios financieros de la Ciudad de México y dos empresas fantasmas de Monterrey y Veracruz sirvieron como presuntas intermediarias del Departamento de Sobornos de Odebrecht en el extranjero, revelan nuevos documentos secretos a los que tuvo acceso MCCI como parte de una investigación colaborativa con periodistas de 10 países. Una de las presuntas corruptoras –que el SAT ha declarado simuladora de operaciones- recibió contratos “de limpieza” por 180 millones de pesos durante el Gobierno de Peña Nieto.

Señala que nuevos documentos del caso Odebrecht, que fueron extraídos de una plataforma secreta de la constructora brasileña, revelan la transferencia encubierta de 13 millones de dólares del llamado Departamento de Sobornos a cuatro empresas mexicanas, presuntamente para corromper en México y en otros países, como Ecuador y Guatemala.

Destaca que dos de esas supuestas intermediarias de Odebrecht han sido declaradas este año por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) como empresas “fantasma”, al demostrarse que simulaban operaciones. Una de ellas recibió contratos por casi 180 millones de pesos en el anterior sexenio, en instancias de gobierno que encabezaban colaboradores de primer nivel del exmandatario Enrique Peña Nieto.

Menciona que los 13 millones de dólares transferidos por el Departamento de Sobornos por medio de estas intermediarias son distintos a los 10 millones de dólares que ex ejecutivos de Odebrecht han confesado que pagaron entre 2012 y 2014 a Emilio Lozoya, ex director de Pemex, quien permanece prófugo y ha negado esas acusaciones.

Revela que el hallazgo de una trama de corrupción más amplia en México y que salpica a políticos hasta ahora no mencionados es parte de la investigación transfronteriza “División de Sobornos”, coordinada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), en la que participa Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

Subraya que en el centro de esta trama está un despacho de Tamaulipas que sirvió a Odebrecht, y que a la vez sus contadores auxiliaron a operar dos empresas fantasmas utilizadas por el departamento de sobornos de la constructora brasileña.

Durante tres meses, más de 50 periodistas en 10 países, integrantes de 19 medios y organizaciones aliadas (entre ellas MCCI) revisaron más de 13 mil documentos extraídos de la plataforma secreta de comunicaciones de Odebrecht, conocida como Drousys, en torno a transacciones del departamento de sobornos vinculadas con proyectos de la compañía en América Latina.

Según los nuevos documentos revisados por MCCI, hay indicios de que 13 millones de dólares de pagos encubiertos del Departamento de sobornos de Odebrecht transitaron por al menos tres intermediarias de Tamaulipas y el norte de Veracruz, ligadas entre sí: PLC Servicios, TTG Asociados y Blunderbuss Company de México.

XEU

error: Content is protected !!