Una Mirada Atrás

Poza Rica, una mirada atrás

La Colonia Chapultepec

Sus Calles, Vecinos y Emblemática Escuela

Por José Luis Rodríguez Badillo

La Hoy colonia Chapultepec, fue una gradual mancha urbana en la circunscripción social del novel campo petrolero de Poza Rica, los primeros asentamientos fueron en la colindancia de los rieles de “La Maquinita” de vía angosta que pasaba por el lugar, la mancha empezó a expandirse después de la expropiación Petrolera, una de los dos primeros accesos fueron el cambio de vía para llegar al Pozo 13 el que se perforó por la compañía “EL Águila”, la otra fue el callejón Juan del Ángel, por donde se le empezó a ganar terreno al bosque sobre una terreno fangoso y en la pendiente del Cerro del Abuelo, en el año de 1954 inició la escuela Niños Héroes de Chapultepec, que al alinearse las calles y establecerse la malla vial, generó el nombre de esta legendaria colonia del municipio de Poza Rica.        

En aquellos años cuando el sol asomaba por la parte superior de la espesa flora de la selva tropical que le cedió el espacio para el florecimiento de esta bella ciudad de Poza Rica a partir de 1932, quienes llegaron en busca de una mejor vida para su familia al amparo de la explotación petrolera, muchos de ellos se aposentaron en la periferia de la hoy colonia Chapultepec, se confinó dentro de las vías, del pozo 13, los rieles del kilómetro 52 al 56 y parte del arroyó el Hueleque, todo esto a raíz de la llegada de la Compañía El Águila, a este lugar. Días que el crecimiento era irrefrenable y de forma anárquico, así se extendió el tejido urbano, que alcanzó a la enorme parcela dieciséis cuyo dueño fue el Sr. Ricardo Martinez, por la gran demanda de terrenos para fincar vivienda.   

Uno de los principales obstáculos y restricciones de esa zona lo fue por muchos años el arroyo El Hueleque, que zanjó ese lugar con el centro del Campo Petrolero Hasta que se hizo del puente para La Maquinita que fue un paso obligado, para entrar por la actual calle Naranjo, que inicialmente se llamó callejón Juan Del Ángel, el que fue la entrada a ese zona serpenteando dicho arroyo, vereda que más tarde y por varios años se llamó Callejón Naranjo, antecedente que la llevó a ser el paso más usado y de jerarquía dentro de este singular lugar.

Entre muchos vecinos que empezaron a poblar el lugar se tiene registro de varias familias, las que comenzaron a fincar una modesta vivienda, y de esta manera, se fue extendiendo la trama de calles, más y más con veredas de terracería, que era intransitables en época de lluvia y días posteriores ya que fue una zona baja y el agua saturaba el suelo y se acumulaba, no obstante, así llegaron los colonos en la década de los cuarenta; Jesús Fajardo Alvares que ya vivía en este lugar con su esposa Ofelia Lagunés, quienes invitaron a sus familiares, Jorge Cristfield Morales junto a su esposa Juana Tamariz Álvaro y sus hijos: Ildelfonso, Jorge, Julia, Rosa, Lucha, Hilda, Roberto y Arturo, procedentes de Tuxpan para trabajar en Petróleos Mexicanos, asentando su domicilio por 1943 en la hoy calle Zapote N° 300.

Un día llegó al callejón “Juan Del Ángel” procedente de Tampico Don Juan Reyes Pérez, quien se instaló desde el año de 1945 justo junto a la cantina “Bremen” del Sr. Juan Del Ángel Ramos quien le dio el nombre al popular callejón ubicado en la entrada del mismo, cerca estuvo una tienda llamada “Abarrotes Medellín” de Don Fernando Medellín del Angel, quien además tuvo una cuartería con habitaciones de renta, tiempo después, la tienda desapareció al construirse el puente vehicular sobre la antes avenida “Central Norte”, hoy el Boulevard Adolfo Ruiz Cortines; al mismo lugar llegó de Tamiahua en 1945, Servando Casio Paredes y su esposa Juana Sosa Ferral, Papás de Jorge Cascio Sosa y abuelo de Jorge Cascio Torres, quienes fueron muy estimados en aquel lugar.

Una familia de abolengo social son los descendientes del Don Evaristo Luna, y su esposa Sra. Delfina Rosas “Doña Fina” Rosas, que vivian en la intersección de las calles Naranjo y Ribera desde la fundación de la colonia Chapultepec, lo singular fue que Doña Fina, por muchos años se dedicó al servicio de Partera, siendo ella quien recibió en este mundo a muchos de sus vecinos, ¡una loable labor benéfica!.

En el mismo rumbo, estuvo el depósito de petróleo diáfano se Don Pedro Cobos, en ese tiempo de gran demanda para las estufas y los quinqués iluminantes; otro personaje fue el Dr. Modesto Balderas, quien resaltó con su vivienda, la que fincó de dos niveles y ya con material de ladrillo y hormigón; no se olvidan los negocios en torno a las calles Álamo y Naranjo, la carnicería de Don Othón Villegas García, de vecinos tenia el molino y la panadería; Ahí, muy cerca la cenaduría Doña Rita.

En lo que hoy es una esquina que forman las calles Sabino y Chopo, en el año de 1947 llegó a este lugar, Don Cecilio Villanueva Rodríguez, y su esposa, Audelia Medina Gonzalez y sus hijos, quienes llegaron a un terreno pantanoso y calles de terracería y lodosas en época de lluvia, buenos vecinos de Don Manuel Gonzalez recordado por ser el organizado de bailes en la calla 14 de diciembre, en el centro de Poza Rica, quienes compartían vecindad con la Panadería Rojas.

Por la delimitación que tiene la Colonia Chapultepec con el ahora boulevard Adolfo Ruiz Cortines, en el año de 1958, llegó desde Tuxpan, Veracruz, Don Remigio del Ángel Lorenzo, su esposa, Sra. Lilia Fernández Villegas en la avenida Adolfo Ruiz Cortines, compraron un lote, construyeron e instalaron “El Taller Continental”, en su tiempo y por mucho, el mejor taller de Maquinas Herramientas, que hasta el tiempo actual existe con singular éxito. Muy cerca en la misma acera, y años más tarde llegó Jerónimo Salines Gonzalez y su esposa Maira Félix Paredes  Salinas con las mismas expectativas, situó la ferretería Central, más tarde trapalearía “La 13” y finalmente “Ferretera México”; junto al arroyo Hueleque llegó Alfredo Orozco Ríos y su novedoso taller “Pedalazo”, principal negocio de bicicletas de la región.

También durante el año de 1958, entre las calles Nogal y Ébano junto al boulevard Adolfo Ruiz Cortines, Don Margarito Yamada Trejo situó la cenaduría Chiquis, con una reconocida labor culinaria, en donde trabajaron sus hijos: Agustín, Maria de Jesús, Ismael, Lucia llamada “La Chiquis”, Juan y Guadalupe, vecinos de Arnulfo Santa Rosa Rodríguez, El Chato, estimado profesor de Educación Física de varias escuelas de Poza Rica, quien destacó como jugador de futbol llanero con el famoso  equipo “Estrella Roja”.

El día 3 de abril de 1954 nació la escuela Niños Héroes de Chapultepec, dentro de una traza sin nomenclatura urbana, solo limitada por veredas de una rodada para vehículos, así se construyó unos cuantos salones para dar clases, su Director fue el Profesor Eduardo Méndez Juan, con una plantilla inicial solo de ocho maestros, un conserje y muchas ganas de educar a los niños de esa zona, Eduardo Méndez se aposentó junto a la ribera del arroyo El Hueleque, que al poblase se le llamó “Calle Ribera”, como la escuela forjó el nombre de la colonia como “Chapultepec”.

El patio de la escuela quedó dentro del perímetro formado por las rodadas de vehículos llamadas; calles Ribera, Fresno, Sauce y Álamo, dentro de este espacio, eventualmente se instalaba el cine de húngaros, el circo y los juegos mecánicos, que eran el regocijo de niños y adultos. En ese patio, también los maestros daban sus clases de Deporte, el que practicaban con los alumnos, terreno que en un inició careció de cerco, por lo cual mucho niños jugaban cotidianamente futbol.

Muchos de los vecinos en su mayoría eran trabajadores de Petróleos Mexicanos, quienes tenían el privilegio de contar con servicio médico del Hospital de esta empresa, se recuerda que en aquel tiempo tenían servicio de visita a domicilio en una ambulancia, de donde nacen las referencia de los choferes para dar con el domicilio del enfermo, señalando los ancestrales arboles de diferentes especies cerca de los domicilios, de esa manera los carteros del Servicio Postal adoptaron con igual criterio el concepto, que fue tomado por taxista y vecinos. En el año de 1952 estimadamente, Petróleos Mexicanos envió una cuadrilla de Topografía y de esa manera se alinearon las calles, que después mandó a engravar, dando mejor forma a las calles y al tránsito vehicular, y los autobuses de pasajeros ATPC de ese modo entraron a dar servicio de transporte urbano.  

Un impulsó muy fuerte para la colonia en uno de sus límites, fue el tendido de las vías para La Maquinita, para llegar a la localización de lo que fue la perforación del Pozo 13, el cambio de vía para introducir en 1935 la torre de perforación, calderas y demás accesorios fue en donde hoy convergen perpendicularmente el boulevard Adolfo Ruiz Cortines y precisamente la calle Pozo Trece, que actualmente la rúa de mayor importancia en cuanto a la instalación de negocios de varios giros.  

Otro detonante del crecimiento urbano fue la ruta que inició en la calle Guayacán, que nace en una ribera del arroyo El Hueleque y que empalma con la calle Justo Sierra de la colonia Obras Sociales, las que estaban fragmentadas para el paso de vehículos, y solo un puente improvisado de un tronco de árbol, tablón o tubos, era la manera que los vecinos usaban para llegar al lugar de trabajo, escuela o zona centro, área a la que llegaron varias familias de Papantla, entre ellos la destacada profesora Dora Martinez Danini, Teodoro Cano García y Urso Martinez.

De esta manera, la trama de calles se fue extendiendo más y más con calles bien engravadas y algunas de terracería, las que eran intransitables en época de lluvia y que ocasionaba que quedaran las rodadas de vehículos marcadas y profundas en la arcilla, en una morfología vial y predial regular con faltas en la señalización efectiva de calles y predios por un mal criterio de sus propietario y vecinos, placas de madera, placas de metal desecho de Petróleos Mexicanos, o pintadas en las paredes rusticas, además con tipografía variada para identificar los domicilios. 

Esto que el H. Ayuntamiento insertara el nombre a las calles, adoptando las que ya tenían referente a los árboles, concepto generalizando a las demás calles con la gama de los árboles más comunes del país, respetando el de la calle La Ribera y la de Agustín Díaz, ya existente entre vecinos, lo que regularizó totalmente la nomenclatura y se oficializó el nombre de Colonia Chapultepec.      

Hasta el año de 1970, los vecinos del perímetro de las calles Guayacán y Justo Sierra de las colonias Chapultepec y Obras Sociales en orden, vivian separados por el arroyo El Hueleque, en donde el paso era un par de tablones, o un tronco de árbol y en el último de los caso, tubos de desecho, así de endeble era el puente que les permitía cruzar de un lado para otro. Varios años antes, surgió la cohesión de los vecinos para trabajar a favor de construir un puente peatonal, para lo que se consiguió material de acero y con la ayuda de algunos soldadores se logró construir lo que fue la solución, aunque por un tiempo y a falta  de tubería no tenía barandal, por lo que las personas adultas, preferían pasar por el tablón y ascender por unos escalones de concreto que existían. Posteriormente, se construyó otro puente, este vehicular gracias a la voluntad de varias señorita, que concursaron como candidatas a reinas de los desfiles para celebrar la expropiación petroleras y de la independencia, entre otros, el importe recaudado durante los cómputos, fue para la construcción de este viaducto.           

Posteriormente en el año de 1971 algunos de los terrenos irregulares pasaron a ser propiedad con la intervención oportuna de La Comisión Técnica Consultiva del Programa de Desarrollo Urbano de Poza Rica, llamada Cuatripartita, tiempo en que el presidente de esta comisión era el Ing. Humberto Tovar y el Jefe de Oficina el Lic. Ramón Hernández Ortiz. Similar labor tuvo CoReTT, Comité de Regulación de Tenencia de la Tierra que estuvo bajo la administración del Sr. Leónides Barra Garcia. Años más tarde; siendo gobernador del estado de Veracruz, el Lic. Dante Delgado Rannauro y el Presidente Municipal de Poza rica, el Arq. Luis Manuel Villegas Salgado, la colonia se pavimentó de concreto hidráulico, y la introducción de la red de agua de servicio y el sistema recolector de aguas servidas.

Residencia de grandes personajes: Profesora Dora Martinez Danini, el muralista y Maestro Teodoro Cano Garcia. Presidente Municipal Salvador Salazar Flores, los futbolistas de nivel profesional: Carlos y Luis Hernández Carreón, el exsecretario General de la Sección 30 del STPRM, Sr. Javier Innes Juárez Ramos, Exdiputado Hermes Villanueva Medina y las bellas reinas.

En el Callejón Juan del Ángel, hoy Calle Naranjo, el niño Jorge Cascio Torres.
Un contingente que desfila, pasa frente a la entrada del Callejón Del Ángel.
El Emblemático Talle Continental de Don Remigio del Ángel Lorenzo.

Twitter – @laopinionpr
Facebook – @LaOpiniónPozaRica
Youtube – La Opinión Poza Rica
¿Reporte y denuncia?
Si cuentas con imágenes o video que exhiban maltrato, abuso de autoridad, corrupción o cualquier acción inhumana. ¡Por favor, háznoslo saber!
– WhatsApp: (782) 219-94-02 <<< ¡clíck aquí!
– Por e-mail: [email protected] <<< ¡clíck aquí!

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Digital.png
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Coronavirus-Ok2.png

error: Content is protected !!