Por más terror que cause, la apocalíptica relación entre el 5G y el COVID-19 existe solo en las mentes de unos cuantos

Compartir en:

CDMX.- Velocidades de transferencia sin igual y latencia minimizada, debe tener algún costo para la salud. Esa creencia de grupos que se han manifestado violentamente en Europa con la destrucción de antenas para 5G desafortunadamente está encontrando eco en todo el mundo, y ocupa cada vez más espacios de opinión en medios internacionales.

Salgamos de dudas de una vez: no hay evidencia sólida alguna que suponga que el COVID-19 puede transmitirse vía 5G. No solo no hay estudios que con rigor metodológico hayan evaluado la cuestión, sino que, con anterioridad, a través de los años, tampoco hemos encontrado evidencia contundente sobre otra de las constantes atribuciones a las redes móviles: el cáncer.

Pero el miedo resurge, una vez más. Uno de los primeros reportes fue cuando el medio británico Daily Star, dijo que una nueva «teoría de la conspiración» vinculaba al 5G con las velocidades de contagio. Incluso, un «activista» le dijo al medio «no podemos decir que el 5G haya causado el coronavirus, pero podría estar exacerbándolo».

De acuerdo a The Guardian, se han registrado hasta 50 ataques a antenas de 5G en Europa

Los argumentos en el texto de Daily Star son básicamente dos: que la radiación electromagnética suprime el sistema inmune, y que las bacterias pueden comunicarse a través de ondas electromagnéticas. Como explica Full Fact, el segundo argumento se basa en un antiguo ensayo de hace casi diez años, que sugiere que bacterias emiten frecuencias magnéticas entre ellas.

El primer argumento, el que establece que las frecuencias de redes móviles tienen impacto en el funcionar del cuerpo humano, es uno viejo, pero bien conocido que no poco tiene que ver con la debacle de si las redes puedes incluso generar tumores, especialmente en cerebro.

Lo que fácilmente suena a sinopsis de un artículo sensacionalista, en realidad ha sido objeto central de decenas de investigaciones desde hace más de una década. De hecho, en 2011, a Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer de la OMS (IARC, por sus siglas en internet) tomó la decisión de incluir a las redes en el grupo 2B, la lista en donde están agentes que se reconocen como ‘posiblemente carcinógenos’.

El grupo en el que también están el café y el aloe vera, es uno que reconoce la existencia de estudios que sugieren la posibilidad de relación entre cáncer y los agentes, sin que haya información suficiente para considerar como probable el vínculo. Al grupo 2b le sigue el grupo 2a en donde sí se enlistan agentes «probablemente carcinógenos».

A pesar de lustros de investigación, la comunidad científica sigue sin encontrar relaciones contundentes entre campos electromagnéticos de los smartphones y cáncer. A pesar de ello, grupos en todo el mundo se dicen convencidos de que antenas producen cáncer en comunidades enteras (una comunidad en Yucatán sirve como ejemplo), en donde a pesar del alcance mediático, sigue sin encontrarse evidencia contundente.


Twitter – @laopinionpr
Facebook – @LaOpiniónPozaRica
Youtube – La Opinión Poza Rica

¿Reporte y denuncia?

Si cuentas con imágenes o video que exhiban maltrato, abuso de autoridad, corrupción o cualquier acción inhumana. ¡Por favor, háznoslo saber!

– WhatsApp: (782) 219-94-02 <<< ¡clíck aquí!
– Por e-mail: denuncias@laopinion.net <<< ¡clíck aquí!



Compartir en:
error: Content is protected !!