Plaza Cívica

¡Comparte esta nota!

Para una nueva realidad educativa, una nueva escuela

Enrique Fernández Ramírez

Después de año y medio de confinamiento los niños han regresado a las aulas. Algunos otros continuarán con el estudio desde casa en forma virtual o en línea. Para éstos, cada docente ha implementado formas y estrategias de atención de acuerdo a sus posibilidades, como señala el acuerdo 23/08/2021.

En las dos primeras semanas de actividad los maestros han realizado una valoración diagnóstica de los aprendizajes de los alumnos. Lo que sigue es un período extraordinario de recuperación derivado de los resultados de esta evaluación . Durante este período que comprende desde la tercera semana del ciclo escolar 2021-2022 hasta el término del primer periodo de evaluación, los docentes diseñarán y desarrollarán un plan de atención para lograr una nivelación del grado escolar que cursa el niño.  Este proceso es fundamental para proveer a los alumnos del andamiaje curricular que le sirva de base para avanzar en los aprendizajes propios del grado que cursan.

Otra de las dimensiones que los docentes deben de atender,  transversalmente, es el aspecto socioemocional de los niños, como lo señala el artículo décimo del acuerdo arriba citado, “Para el inicio del ciclo escolar se privilegiarán las acciones socioemocionales”.

Los maestros no pueden ser indiferentes a las historias y experiencias que traen consigo los niños en su mente, en su memoria y en su corazón, en el retorno a clases. Cada uno de ellos ha vivido y sufrido este período de pandemia de diferentes maneras: algunos padecieron la angustia de tener un familiar enfermo de Covid-19; otros lloraron la pérdida irreparable de un ser querido; la mayoría experimentó el temor de la pandemia al enterarse a través de los medios informativos de los estragos que esta pandemia ocasiona en la población. Indudablemente, estos acontecimientos marcaron emocionalmente la vida de los niños.

Otro evento que seguramente los afectó fue el paso del Huracán Grace. Los niños vivieron el terror de este fenómeno meteorológico que provocó grandes destrozos en las viviendas y en las escuelas. Muchos niños, cuyas casas eran de techo de láminas, tuvieron que refugiarse, junto con sus padres y hermanos,  en los albergues o en la casa de un familiar o vecino. Al  día siguiente, grande fue su tristeza y más fuerte el impacto emocional que experimentaron,  al ver con sus ojos infantiles su hogar totalmente destruido. La experiencia de sentirse tan pequeñito con un gran sufrimiento es algo incomprensible para su corta edad.

Todo esto y más, ocurre en el contexto del confinamiento en casa durante un año y medio. En ese tiempo, los alumnos vieron interrumpido su proceso de socialización en el ámbito escolar, donde convivían con sus pares y con sus maestros. La pandemia trastocó las relaciones pedagógicas en el proceso enseñanza aprendizaje e impuso una barrera invisible entre los maestros y alumnos que ya no permitió la comunicación directa cara a cara.

El confinamiento limitó a los niños a permanecer en casa frente a una pantalla en la que recibían las clases y las actividades que debían realizar. Pero también, las más de las veces, para acceder a aplicaciones de entretenimiento vacío que en nada favorece su crecimiento intelectual y cultural. De esta manera, hundidos en su soledad, transcurrieron dieciocho meses. Tiempo muy difícil de recobrar, quizá ya no se recupere nunca. Con todos estos golpes traumáticos emocionalmente, retornan los niños a sus escuelas.

Los maestros están moral y éticamente comprometidos en atender estas necesidades afectivas y emocionales de sus alumnos, deberán ser empáticos con sus sentimientos, y no asumir actitudes de relación maestro alumno autoritarias o de indiferencia como si nada hubiera sucedido. En el proceso de enseñanza aprendizaje son determinantes las emociones de los aprendientes. Por lo que es fundamental que los docenes reflexionen sobre las formas con las que se relacionan con sus alumnos, ya que las emociones se caracterizan en estas relaciones.

En las escuelas se viven hoy procesos y situaciones inéditas. Son tiempos pedagógicos excepcionales y extraordinarios. Es un periodo de educación postraumático. Es importante que los maestros propicien relaciones de apertura, confianza y aceptación con sus alumnos, pues esto es fundamental para que los estudiantes se sientan en ambiente seguro, saludable y de bienestar emocional.

De ahí que los docentes deben de considerar como elementos esenciales, para la creación de una mejor relación pedagógica,  el reconocimiento de las emociones, el respeto y aceptación, ternura y confianza, autonomía y responsabilidad, cooperación y responsabilidad. El bienestar emocional de las niñas, niños y adolescentes lo ameritan. Y las maestras y maestros sabrán estar a la altura de las nuevas circunstancias.

En este nuevo escenario educativo, la principal tarea educativa no está en abordar en su totalidad los contenidos educativos del plan de estudios con programas escolares curricularmente recargados, sino en trabajar los contenidos que son significativos para los estudiantes en esta nueva realidad incierta y de riesgo sanitario. El proceso de enseñanza aprendizaje debe ser situado, de tal manera que los contenidos se aborden en situaciones vivenciales reales, lo más cercanas al contexto cultural de los alumnos.

Los niños ya no son los mismos. La sociedad ya no es la misma, ya es otra. Los maestros ya no deben ser los mismos. No podemos tener una escuela para un tipo de  sociedad que ya no existe.

Twitter – @laopinionpr
Facebook – @LaOpiniónPozaRica
Youtube – La Opinión Poza Rica
¿Reporte y denuncia?
Si cuentas con imágenes o video que exhiban maltrato, abuso de autoridad, corrupción o cualquier acción inhumana. ¡Por favor, háznoslo saber!
– WhatsApp: (782) 219-94-02 <<< ¡clíck aquí!
– Por e-mail: denuncias@laopinion.net <<< ¡clíck aquí!

¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /home2/laopinio/public_html/wp-includes/functions.php on line 5107

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /home2/laopinio/public_html/wp-includes/functions.php on line 5107