Pelota se mueve sola en una casa embrujada | La Opinión de Poza Rica