Obra pública hasta el último rincón

Compartir en:

Álamo, Ver.- Marginadas durante décadas, a partir de este año las comunidades rurales del Salto Viejo y Salto Nuevo, dos de las más alejadas de la cabecera municipal, comenzaron a incorporarse al desarrollo y progreso del municipio con la puesta en funciones de uno de los servicios más básicos a que aspira cualquier población: el agua entubada o potable.

Lo anterior lo dio a conocer la Dirección de Obras Públicas, cuyo titular, Casimiro Juárez Martínez, destacó que la importancia de estos trabajos radica precisamente en que la actual administración se ha propuesta sacar de la marginación e incorporar al desarrollo general del resto del municipio a las localidades más lejanas de la ciudad.

Indicó que ese propósito ya se cumplió por este año que termina, pues gracias a la introducción del vital líquido, los cientos de habitantes de ambos poblados ya no tendrán que acarrear agua de pozos o manantiales, pues ya cuenta con agua entubada.

Subrayó que la puesta en funcionamiento de este servicio es doblemente importante porque, además, Salto Viejo y Salto Nuevo son considerados como dos puntos destacados para atraer al turismo debido a que en esa zona se encuentras las cascadas del municipio.

error: Content is protected !!