No, Huitzilopochtli no es el dios de la guerra como te contaron

Hace ya casi 700 años que la ciudad de Tenochtitlan fue fundada por los peregrinos de Aztlán, quienes siguiendo las señales de Huitzilopochtli llegaron al Valle de México para establecer los cimientos de lo que sería la ciudad más poderosa de Anáhuac.

Los aztecas, que en ese momento no gozaban de una fuerte tradición cultural ni de gran desarrollo, se comprometieron colectivamente para conquistar el mundo. Su convicción y voluntad fueron las únicas armas que les permitieron pasar de ser una tribu salvaje a ser una civilización prodigiosa en sólo 70 años, superando logros de otras culturas en el mundo en tiempo mucho menor.

Pero… ¿quién es este Huitzilopochtli que les animó a emprender y completar esta tarea? Descúbrelo a continuación…

Huitzilin significa “colibrì”, siempre en movimiento como nuestro corazón, y opochtli se traduce como “lado izquierdo”, es una metáfora que alude a nuestro corazón. Así como el colibrí puede volar hacia los seis rumbos del universo, también es en nuestro corazón donde se alberga la fuerza de voluntad que nos dicta hacia qué rumbo queremos llevar nuestro destino.

Huitzilopochtli es la conceptualización de la fuerza de voluntad, de la capacidad de decisión y de la determinación de un individuo o de un pueblo.

Todos llevamos a Huitzilopochtli dentro de nosotros, en nuestro lado izquierdo.

Huitzilopochtli es tambièn una evocaciòn del sol que nace de Coatlicue (la tierra), avanza hacia la izquierda rumbo al norte, que descuartiza a Coyolxauhqui (la Luna) y desaparece a los Centzon Huitznahua (las 400 estrellas), disipando así la oscuridad.

Huitzilopochtli no es el “dios de la guerra” como se ha dicho. Es la fuerza necesaria para la lucha diaria, es la capacidad de decisión indispensable para vencer adversidades y la determinación que se necesita para emprender proyectos importantes.

Huitzilopochtli es quien siempre guió al pueblo mexica en sus empresas y acciones, por eso se les llamó “Pueblo del sol”, el pueblo de Huitzilopochtli.

Tuul

Comments

comments