Niño de Chiapas competirá en torneo internacional de matemáticas

Las matemáticas son, para muchos, un dolor de cabeza que los lleva a evitarlas, pero Alejandro , un niño de 11 años, las ama y lucha contra las dificultades económicas para poder asistir al torneo internacional de 2019.

Alejandro Roque Laparra es originario de Cintalapa, es alumno de sexto grado en la Escuela de Educación Básica del Estado de Chiapas (Cebech) Emilio Rabasa Estebanell y ganó la Olimpiada Nacional de Matemáticas.

Para su maestra, Claudia Chiñas García, Alejandro es un niño sobresaliente, disciplinado y que siempre tiene buenas calificaciones.

“Alejandro es un alumno muy destacado, todos sus compañeros lo notan, es muy dedicado en cuanto a entregar su tarea, le gusta trabajar muy rápido, perfectamente el investiga por sí mismo, trata de ser lo mejor posible”, explicó su maestra.

Sin embargo, para ganar la Olimpiada Nacional de Matemáticas hace falta algo más que pura disciplina; Alejandro tiene amor por los números desde muy pequeño, uno que se desarrolló con el paso del tiempo.

El primer paso para Alejandro fue el concurso municipal, después el estatal y posteriormente fue a Mérida, Yucatán, a ganar la medalla de oro en la etapa nacional del certamen, lo que le ganó una invitación al torneo internacional, sin embargo, un familia lucha para que pueda asistir.

La situación económica de la familia de Alejandro no es favorable, sus padres deben vender sus pertenencias y organizar rifas para pagar sus talleres de capacitación y traslados.

“Ha sido difícil conseguir los apoyos para las asesorías, ahorita está un maestro del CEBECH de la secundaria que le manda actividades y cosas así, pero no tiene el apoyo como los otros.

La mayoría de los niños que van del selectivo son de México, de Monterrey de Sinaloa, de otras partes del país, y asisten a las universidades a que los capaciten, asisten a las asesorías tres o cuatro horas diarias, a la semana, ahorita tuvimos que hacer un préstamo para poder cubrir los gastos, aunque hicimos rifas y vendimias, no logramos conseguir todo lo de los gastos”, detalló su madre.

Pese a las dificultades, Alejandro no se detiene y sigue preparándose con sus profesores; el próximo 7 de octubre acudirá a un taller en Querétaro y si aprueba su examen, se convertirá en un miembro del equipo que representará a México en el torneo internacional de Matemáticas, donde competirá con niños de 100 países.

Además, Alejandro toca con fluidez, el piano y la guitarra; junto con su hermana, toca por las tardes canciones regionales, con lo que logra desestresarse un poco de los números.

Milenio

Comments

comments