Nieve verde en la Antártida: por qué la “vida vegetal” ha puesto en alerta a científicos

Compartir en:

Científicos crearon el primer mapa a gran escala de algas microscópicas en la Antártida a medida que florecen en la superficie de la nieve derretida.

Estas algas tiñen la superficie de verde y además, son una fuente de nutrientes para otras especies.

El equipo de investigadores cree que estas algas ampliarán su territorio debido al calentamiento global que está creando condiciones más fangosas.

Algunas áreas de la Antártida tienen tanta acumulación de estas formas de vida unicelulares que hacen que la nieve adquiera un color verde brillante y que, incluso, puedan apreciarse desde el espacio.

El estudio fue publicado en la revista científica Nature Communications y fue conducido por biólogos de la Universidad de Cambridge y del British Antarctic Survey.

La investigación les tomó seis años en detectar y medir las algas verdes de la nieve, y lo hicieron a través de datos satelitales y de la observación terrestre.

Estas algas verdes han ayudado a formar enlaces con pequeñas esporas de hongos y bacterias, por lo que, en conjunto, han formado una comunidad, “que podrían formar nuevos hábitats. Podría ser el comienzo de un nuevo ecosistema”.

Así lo aseguró Matt Davey, de la Universidad de Cambridge, uno de los investigadores que dirigió el estudio.

El estudio analizó a mil 679 flores separadas de algas verdes, que en conjunto cubrieron un área de 1.9 kilómetros cuadrados.

Casi dos tercios de las floraciones de algas verdes se encuentran en las pequeñas islas que rodean a la península; región que ha experimentado calentamiento intenso, mientras que las algas verdes son menos visibles en las regiones más frías del sur.

Con información de The Guardian

error: Content is protected !!