Monumento a la corrupción, se fueron 400 mdp al caño

Compartir en:

Durante la gestión de Javier Duarte el impacto ecológico fue motivo para uno de los fraudes más graves cometidos en el tiempo del exgobernador, ya que se construyeron plantas tratadoras por todo el estado que jamás operaron y hoy son un monumento a la corrupción, en medio de la maleza, saqueo y robo.

Tan solo de 2011 a 2013, durante el duartismo, se destinaron 32 partidas presupuestales para este tipo de infraestructura por más de 399 millones 530 mil pesos; pero de 10 plantas, solo 4 operaron y jamás al 100 por ciento de su capacidad.

Poza Rica es un claro ejemplo de este turbio negocio, con más de 200 millones de pesos tirados a la basura en una planta inoperante, que provocó que incluso se vetara a la entidad de programas de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

error: Content is protected !!