Misión cumplida

Ubicada a solo 16 kilómetros de la cima del volcán Popocatépetl, la comunidad San Pedro Tlalmimilulpan fue el destino final de la mayor parte de la ayuda humanitaria enviada por los pozarricenses a través del periódico La Opinión, de Editorial Gibb, entregada en manos de aquellas familias que perdieron parte de su patrimonio después del sismo de 7.1 grados en escala Richter, el pasado 19 de septiembre.

La consigna no fue fácil. El Gobierno del Estado de Morelos mantiene retenes en los accesos a las comunidades y controla desde ellos la ayuda que llega desde las diferentes entidades de la República, por lo que se tuvo que sortear entre caminos y campos de cultivo para llegar hasta las familias que requerían la ayuda, la cual se ha concentrado en los principales centros urbanos.

Pasada la emergencia por el terremoto, las comunidades se encuentran en la fase de reconstrucción; decenas de brigadistas han llegado a apoyar en esta tarea, para lo cual, además de materiales de construcción y herramientas, se requiere de la voluntad del gobierno para hacer realidad los proyectos.

Por Redacción

Comments

comments