Miseria en comunidades

¡Comparte esta nota!

Poza Rica, Ver.- Las grandes perdedoras de la reforma energética y el declive de la industria petrolera en la región Poza Rica-Papantla son las comunidades, que tienen que resolver los problemas de contaminación que ha dejado la explotación de los pozos, expuso el investigador Martín Aguilar Sánchez, decano de la Universidad Veracruzana (UV).

En el foro Las repercusiones de la explotación petrolera en comunidades indígenas de la región Poza Rica-Papantla, llevado a cabo la tarde de este jueves a través de la plataforma Zoom, el licenciado en Sociología y maestro en Historia por la UNAM, indicó que estos municipios forman parte del Paleocanal de Chicontepec.

Aguilar Sánchez refirió que las regiones petroleras se empezaron a agotar tras la intensificación, en 2002, de la explotación, por lo que fue necesario incluir la técnica de fractura hidráulica, mejor conocida como fracking, sin embargo, esto provoca accidentes que no se pueden controlar, entre ellos, las fugas y la contaminación de tierras ejidales.

La forma en que Petróleos Mexicanos (Pemex) decidió resarcir estos daños fue estableciendo un departamento de Enlace y Sustentabilidad a través del cual entregaba recursos a los gobiernos locales, sin embargo, eso generaba un conflicto debido a que en ocasiones los funcionarios hacían mal uso de la partida y negociaban cantidades menores.

Mencionó que las propias comunidades aceptaban la explotación de Pemex debido al pensamiento de que había beneficios complementarios y la idea de sustentabilidad planteaba que era importante regular las afectaciones a sabiendas de que era parte del proceso.

“Después de la reforma energética, la empresa petrolera quedó como una empresa más, no de beneficio social como fue a partir de 1938. No es que Pemex no tenga una idea de sustentabilidad, sus estrategias de prevención terminan siendo insuficientes porque hay un límite en la explotación petrolera donde no se puede prevenir el 100 por ciento”, declaró.

En el caso de la localidad de Emiliano Zapata, ubicada entre Papantla y Poza Rica, tanto ejidatarios como comuneros revelaron que durante el auge petrolero hubo todo un proceso, desde la compra de terrenos hasta la instalación de tuberías y dinero por indemnizaciones.

En aquel entonces se dedicaron pipas para suministrar agua, ya que no se podía utilizar el líquido del arroyo por la contaminación, así que el abandono de la actividad petrolera representó un fuerte impacto, pues los habitantes se quedaron con la responsabilidad de dar solución a dicho problema.

Y es que la paralización, dijo, se dio principalmente porque las empresas privadas no vieron factible continuar invirtiendo en la zona ya que por la complejidad del paleocanal es menester utilizar el fracking, una técnica que es mucho más onerosa y por ello las compañías prefirieron trabajar únicamente con los campos asignados. Sin embargo, Pemex la sigue practicando en algunos sitios y apenas hace unos días el integrante de la red por los derechos humanos de Papantla y del Congreso Nacional Indígena, Óscar Espino Vázquez, denunció que hay localidades indígenas que se resisten a la fractura hidráulica, pero son amenazadas y condicionadas con la entrega de apoyos sociales.

Por Teresa Jiménez

Twitter – @laopinionpr
Facebook – @LaOpiniónPozaRica
Youtube – La Opinión Poza Rica
¿Reporte y denuncia?
Si cuentas con imágenes o video que exhiban maltrato, abuso de autoridad, corrupción o cualquier acción inhumana. ¡Por favor, háznoslo saber!
– WhatsApp: (782) 219-94-02 <<< ¡clíck aquí!
– Por e-mail: denuncias@laopinion.net <<< ¡clíck aquí!


¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!