Melania no lloraría si le disparan a Donald Trump, asegura el presidente

Compartir en:

Si algo terrible le sucediera a Donald Trump , por ejemplo, que fuera baleado, Melania Trump, su esposa, no estallaría en llanto. Al menos eso es lo que asegura el presidente de Estados Unidos, quien la conoce perfectamente.

Así lo dijo el mandatario al referirse al representante republicano Steve Scalise, quien resultó herido durante una balacera en 2017. “(La esposa de Scalice) estalló en llanto cuando la conocí en el hospital ese fatídico día… no muchas esposas reaccionarían de esa manera ante una tragedia. Yo sé que la mía no lo haría», aseguró.

Desde que asumió la presidencia, en 2017, la relación de Donald y Melania Trump ha estado bajo el escrutinio público , sobre todo por los rumores que los han rodeado y que apuntan a que en realidad se llevan fatal.

Donald y Melania Trump
Donald y Melania Trump. (Getty Images)

Por ejemplo, la prensa no se ha olvidado de aquélla vez, en 2019, cuando la primera dama de Estados Unidos se negó a darle la mano al presidente durante un encuentro con el presidente francés Emmanuel Macron y su esposa Brigitte.

Además, en 2017 se filtró que, cuando Melania quería embarazarse, tuvo que prometerle a su esposo que recuperaría su cuerpo casi inmediatamente después de dar a luz.

 

“Él dijo que había accedido a tener el bebé bajo la condición de que Melania volviera a tener el cuerpo que tenía antes. Lo dijo como si hubieran firmado un contrato”, aseguró un invitado de la pareja a Vanity Fair USA.

Melania y Donald Trump
Melania se ha negado a dar la mano a Donald Trump en varias ocasiones. (Chris McGrath/Getty Images)

Además, en enero de ese año, durante la inauguración presidencial en Estados Unidos ocurrida el viernes, hubo situaciones poco corteses con Melania por las que Trump ha sido juzgado por los medios y los usuarios de las redes sociales.

La primera de ellas fue el hecho de que a su llegada a la Casa Blanca se anticipara a saludar a los Obama y dejara atrás a su esposa. Incluso, fue Barack quien se percató de que Melania venía tras el nuevo presidente y la ayudó a subir las escaleras para introducirla después en la conversación. Después de saludar a la prensa, Obama invitó a pasar a los Trump siendo el último en entrar al lugar.

Otro momento del que se hizo mención en medios fue el beso, calificado de “frío” y “falso”, que Trump le dio a su esposa momentos antes de rendir juramento como el 45° mandatario de su país. Incluso, hay quienes aseguran que realmente no hubo un acercamiento entre ellos.

Y cómo olvidar el primer baile de Trump con su esposa al frente ya de la nación más poderosa del mundo. Mientras bailaban “My way” de Frank Sinatra, Melania y Donald se mostraron poco expresivos, pocas veces hicieron contacto visual e, incluso, parecían incómodos.

Compartir en:
error: Content is protected !!