Más broncas en el Palacio Municipal de Cazones de Herrera

Compartir en:

Cazones de Herrera, Ver.- Recientemente el alcalde Zenón Pacheco Vergel, dijo a directores de área y regidores, «que no están dando resultados», pero no se autovaloraron a sus incondicionales y resulta que, nuevamente, surgen más broncas al interior del ayuntamiento, y la administración sigue a la deriva, plegada de irregularidades y acciones, a modo o de meras simulaciones.

Fuentes del Palacio Municipal, revelaron que, la Sindica Eladia Cruz Ramírez y la Tesorera Municipal Araceli Santiago, “andan de la greña» y se hacen acusaciones mutuas respecto a la postura de la segunda.

Trascendió que la Sindica, en su papel de Apoderada Legal del Ayuntamiento, busca promover la destitución de la tesorera, para lo cual, se sabe ha estado buscando el consenso entre sus “compañeros” de la comuna, los cuatro regidores, para sumar votos y pedir la salida de la tesorera, quien presuntamente también se ha confrontado con los regidores.

Y es que la Tesorera se puso en un plan «difícil», pues giró oficio a la Sindica y a los cuatros regidores donde les exige reportar por escrito con 72 horas de anticipación, los gastos que van a generar y que desglosen concepto por concepto, lo que generó coraje entre los ediles.

Mucho se ha mencionado que quien gobierna y manda en Cazones, es la Sindica Única, y ahora, con el pleito con la tesorera, que es la recomendada y gente cercana al alcalde Zenón Pacheco, “se verá realmente quien manda, pues el edil no quiere remover a la Tesorera”.

Cabe recordar que el 24 de enero de este año, hubo una sesión acalorada y prolongada, donde se discutió la destitución de la tesorera municipal Araceli Santiago, pero el edil Zenón Pacheco, pidió a los cuatro alcaldes “una oportunidad para ella”, y en ese entonces se quedó.

Los ediles la acusaban de presuntamente politizar los apoyos económicos y de entregar fuera de tiempo los estados financieros.

Ahora, la tesorera vuelve a estar en el ojo del huracán y habrá que esperar que resuelven los ediles, pues ya no la soportan, como ocurrió en La Piedad, donde la subagente municipal, incondicional del alcalde, fue destituida por la comunidad.

error: Content is protected !!