Leyenda urbana afirma que hay un túnel entre Castillo de Teayo y el Tajín

¡Comparte esta nota!

Castillo de Teayo, Ver.- El edificio prehispánico, ubicado en la zona centro de esta villa, sigue siendo motivo de misterios, abonados por mitos y leyendas urbanas que se han propagado de manera oral por generaciones.

Se dice que la pirámide es un centro ceremonial o altar de adoración, donde, además, en la parte alta se realizaban sacrificios de doncellas y guerrero, indicó Víctor Manuel Zúñiga Vargas, custodio especializado en zonas arqueológicas y encargado del museo de sitio de Castillo de Teayo.

De 11.3 metros de altura y construido hace unos mil 200 años, el edificio fue levantado en un asentamiento de grupos huastecos, pero también con influencia tolteca y azteca, abundó.

Desde hace unos 18 años el acceso a la parte alta, a la que se llega con una escalinata de 36 peldaños, está cerrado por preservación del vestigio.

Los pobladores afirman que la pirámide cuenta con un largo túnel que conecta con la zona arqueológica de El Tajín, en Papantla, y con Tabuco, en Tuxpan, mientras que otros más aseveran que por debajo de la base hay un pasadizo secreto hacia el Cerro de la Chinola, otro sitio de este municipio al que habitantes suben cada año para realizar ceremonias.

“Como todo pueblo tiene sus leyendas y aquí se dice que se conecta al Tajín, a Tabuco o al Cerro de la Chinola. Pero los estudios llevados a cabo por arqueólogos han concretado que realmente no existe ese tipo de túneles.

“Se dice también que cuando moría el sacerdote o gobernante, abrían una tumba para poder meter ahí el cuerpo hacia una base, pero Castillo Teayo no lo tiene.

Hay muchas otras leyendas y mitos, como en todo pueblo”, reiteró Zúñiga Vargas.

¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!