Las Patronas: mujeres que ni el coronavirus puede parar

Compartir en:

Las Patronas: mujeres que ni el coronavirus puede parar.-La Colonia Guadalupe, localidad del municipio de Amatlán de los Reyes, es paso obligado para “La Bestia”, un tren de mercancías en el que se trasladan miles de migrantes en busca del “sueño americano”.

La pandemia de la nueva cepa de coronavirus Covid-19 no detuvo el flujo de migrantes y tampoco la ayuda de las mujeres que después de 25 años siguen alimentando a quienes anhelan una mejor vida. Son Las Patronas, ángeles de la guarda para quienes cruzan por la comunidad que lleva el mismo nombre.

A diferencia de otros albergues de la zona que cerraron debido a la contingencia contra el coronavirus, el de Las Patronas permanece abierto. Para Norma Romero Vázquez, coordinadora del grupo, es necesario mantenerlo así para poder atender a aquellos migrantes que estén delicados de salud y que presenten los síntomas del Covid-19, para aislarlo y que no transporte la enfermedad a otros lugares.

“Ahora resulta que dicen que ellos traen el coronavirus y eso no empezó en Centroamérica ¿verdad? Muchos de estos muchachos están llegando y lo que hacemos es preguntarles si han tenido alguna molestia, temperatura, dolor de huesos”, comentó.

Los migrantes que llegan de Centroamérica son atendidos por Las Patronas en la capilla del pueblo, ahí les preguntan su estado de salud o si presentan síntomas relacionados con el coronavirus. Lo hacen así para no llevarlos directamente al albergue y evitar un brote de Covid-19, ya que en el lugar permanecen indocumentados que mantienen un proceso para conseguir su visa.

Creyentes de Dios, la fe es lo que mueve a Las Patronas, misma fe que contagia a las personas del pueblo, quienes acuden con ellas para donarles arroz, frijol y otros productos para alimentar a los soñadores centroamericanos, pese a que por la situación originada por el Covid-19 los negocios elevaron el costo de la canasta básica.

Las Patronas: mujeres que ni el coronavirus puede parar

“En el tiempo que llevamos trabajando no se había presentado esto, pero yo lo único que puedo decir es que después de 25 años los migrantes son las personas más sanas que he conocido, porque hasta ahora no hemos tenido un contagio a pesar de que tenemos convivencia diaria con ellos, ya sea en las vías o en el albergue”, aseveró.

A Las Patronas ni el coronavirus las para. El Covid-19 no puede acabar con el amor con el que estás mujeres realizan una labor humanitaria reconocida mundialmente y esperanzadora para los migrantes que viajan en “La Bestia” con un sueño que en ocasiones termina convirtiéndose en pesadilla.

EL DICTAMEN

error: Content is protected !!