La vía Cobos – Furberos la hazaña de mexicanos, chinos y jamaiquinos

¡Comparte esta nota!

Por Luis Navarro Arteaga

 “En uno de esos pantanos cuando el trabajador Genaro López estaba haciendo un terraplén de repente lanzó un grito de dolor y cuando sus compañeros corrieron a darle auxilio vieron que de un hueco lodoso salían borbotones de sangre, era que un enorme lagarto le habían destrozado las piernas, al mismo tiempo que le ahogaba”. Así se cuenta en las páginas de La Opinión la hazaña que representó la construcción de la vía Cobos-Furberos, por donde corría la famosa Maquinita, y que requirió el esfuerzo de una fuerza global integrada por mexicanos, estadounidenses, jamaiquinos y chinos.

El ferrocarril de vía angosta en el que llegaron a Poza Rica los primeros pobladores del campo petrolero establecido aquí a partir de diciembre de 1932 es tan importante que conservamos uno de los últimos modelos que se utilizaron en la ciudad hasta finales de los años 50.

La Opinión publicó hace seis décadas el que puede ser el primer esfuerzo por dejar constancia de la difícil empresa que representó echar a andar ese medio de transporte. Fue el 6 de septiembre de 1954 cuando el profesor Edmundo Cárdenas publicó un valioso documento sobre la historia de este transporte y por tanto, de nuestra ciudad.

El texto pertenece a una columna que Cárdenas escribió en los primeros años de La Opinión y que denominó Para la historia de Poza Rica . El propio Cárdenas, en los años por venir, dejaría valiosa información de nuestro pasado en su colaboración semanal denominada En 2 por 3.  A continuación, se reproducen fragmentos del texto que aporta interesantes datos.

Indica que como se sabe la Oild Field Mexican Co. ordenó la construcción de la vía: “La obra se principió el 12 de diciembre de 1904 habiéndose trabajado ese año solamente 9 dìas debido a las pertinaces lluvias ya que los pantanos y aguachales de Cobos estaban infestados de lagartos por lo que la obra se suspendió” para reanudarse el 3 de marzo de 1905l Las primera etapa del proyecto consistió en abrir la brecha de 84 kilómetros que separan a  Cobos, en Tuxpan, de Furberos, en Coatzintla.

“ La apertura de la brecha quedó terminada el 8 de octubre de 1905m después de entablar una lucha denodada contra la naturaleza…” dice Cárdenas quien cita a un sobreviviente de aquella epopeya y que a su vez afirma que “  los 8 primero kilómetros…están benditos del sudor y lágrimas de los peones”

Una vez que quedó concluida la brecha se comenzó a levantar el terraplén y posteriormente tender los rieles, para ello arribaron obreros con experiencia pues habían trabajado en el ferrocarril del Istmo y de Acámbaro entre ellos venía el estadounidense Martin Delaja, Daniel Peña y  Juan Yépez,  así como 30 jamaiquinos “ ¨Los cuales una de tantas noches asombraron al resto de los trabajadores cuando se reunieron  y de repente comenzaron a dar gritos a manera de alaridos; era que estaban celebrando el aniversario de su libertad, en que se les había levantado la esclavitud”

Pero la de los afrodescendientes no era la única cuadrilla de extranjeros también llegó un grupo de 250 ciudadanos chinos, coordinado por un hombre de apellido Sam. Ellos realizaban trabajos ligeros pues “ acarreaban la tierra en canastas y góndolas”, les pagaban 3 centavos por viaje, llevaban   la trenza que se les exigía a los habitantes de aquel imperio durante el periodo de la dinastía Quin, en el poder en aquel entonces.

Un dato interesante que aporta Edmundo Cárdenas es la fecha en la que concluyó la obra: “ El ferrocarril quedó totalmente terminado  el 28 de diciembre de 1909” . Los primeros maquinistas fueron  un señor apodado El Choclos, Juan Martínez, José Vargas, Blas Quevedo y Juan Fisher. “ Los salarios de aquella época eran de $ 1.25 los peones y $ 5. 00 diarios los jefes, se trabajaba de sol a sol y el domingo, día de descanso; no se les pagaba; las primeras máquinas que corrieron, fueron de vapor y pequeñas…” construidas en Estados Unidos.  

Para 1954 la máquina todavía prestaba servicio y de eso también deja testimonio Cárdenas “ Este transporte se utilizó exclusivamente para el acarreo de material. En términos generales esta es la historia de este vínculo con la civilización que ha perdurado hasta nuestros días”.

Cabe resaltar, finalmente, que este texto es uno de los primeros esfuerzos por contar la historia de La Maquinita o al menos uno de los más antiguos que se conservan en ello radica su importancia y en el hecho de que, el autor recogió testimonios de aquellos que participaron en la ejecución del proyecto.

Twitter – @laopinionpr
Facebook – @LaOpiniónPozaRica
Youtube – La Opinión Poza Rica
¿Reporte y denuncia?
Si cuentas con imágenes o video que exhiban maltrato, abuso de autoridad, corrupción o cualquier acción inhumana. ¡Por favor, háznoslo saber!
– WhatsApp: (782) 219-94-02 <<< ¡clíck aquí!
– Por e-mail: denuncias@laopinion.net <<< ¡clíck aquí!

¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!