La NBA llora la muerte de Willie Nauls

La NBA amanecía en estado de ‘shock’ después de conocer la muerte, a sus 84 años, de Willie Nauls, tres veces ganador del anillo con los Celtics (1964, 1965 y 1966), cuatro veces ‘all star’ y uno de los grandes pioneros en la lucha por la igualdad racial en el deporte y en la sociedad estadounidense.

Nauls nació en 1934 en Dallas pero con el estallido de la II Guerra Mundial tuvo que trasladarse a California junto a su familia. A orillas del Pacífico fue donde descubrió al que sería su mejor amigo durante toda su vida: el balón de baloncesto. Un esférico que pronto hizo suyo y con el que destacó hasta convertirse en ‘Mr. Basketball’ en su estado de adopción.

California lo adoraba y él le correspondía eligiendo a UCLA para cursar sus estudios universitarios y seguir creciendo como jugador de baloncesto. Bajo las órdenes del mítico John Wooden se ganó el mote de ‘Willie La Ballena’, por sus problemas de sobrepeso. Fue entonces cuando el ala-pívot (1,98 de altura y 102 kilos) comenzó a llamar la atención de los ojeadores de la NBA, aunque no tanto como para aparecer en la primera ronda del draft de 1956.

Nauls tuvo que esperar hasta la novena elección de la segunda ronda para ser reclamado por la NBA. Los Saint Louis Hawks fueron quienes le seleccionaron, aunque su estancia en el equipo apenas duró 19 partidos. Un breve periodo de tiempo que fue suficiente para que Nauls se diera cuenta de la realidad racial que imperaba en el sur de Estados Unidos.

Esa misma temporada Nauls hizo las maletas y se marchó traspasado a los New York Knicks donde permanecería seis temporadas, promediando un doble-doble (19.3 puntos y 10,7 rebotes) durante el tiempo que defendió los colores de la Gran Manzana. Números que le llevaron a ser ‘all star’ en 1958 junto a Bill Russell y Maurice Stokes, los tres únicos jugadores de color en la cancha.

El ala-pívot californiano explotó como un gran anotador durante la temporada 1960-61, cuando anotó 1,846 puntos y encadenó siete partidos consecutivos anotando al menos 30 puntos. Precisamente, uno de esos partidos en los que el jugador parecía tocado por una varita quedó en la sombra al chocar contra la mejor actuación individual de la historia. Nauls anotó 31 puntos en Philadelphia, pero su cifra no aparecería en las crónicas por culpa de los 100 puntos que ese día anotó un tal Wilt Chamberlain en una noche que “podía haber anotado 140”.

Sus grandes actuaciones individuales (los Knicks como equipo no terminaban de carburar) le llevaron a ser nombrado capitán del equipo de la Gran Manzana, siendo el primer jugador negro en lograr ese honor en el deporte profesional estadounidense.

Tras varios años de frustración viendo cómo sus Knicks no podían aspirar al anillo, Nauls fue enviado a los San Francisco Warriors, un equipo en el que su enfado fue a más y llegó a plantearse incluso la retirada.

Fue entonces cuando Red Auerbach llegó al rescate y reclamó sus servicios para terminar su carrera en los Celtics. En Boston Nauls encontró el remedio a su frustración y terminó con tres anillos en sus dedos en sus tres últimas temporadas como profesional. Además de los títulos, Nauls entraría en la historia de la franquicia verde y de la NBA en diciembre de 19664 como parte del primer quinteto íntegramente negro junto a Bill Russell, KC Jones,Satch Sanders y Sam Jones. Una imagen que ya es historia del deporte.

En 1966 Nauls anunció su retirada tras anotar 11,305 puntos y 6,508 rebotes como uno de los mejores interiores de su generación. Tras ser ícono de la lucha por la igualdad racial en la cancha, el jugador tejano llevó ese combate al mundo empresarial, creando varias empresas de creación de empleo en la comunidad negra.

Fue un ejemplo más de la lucha de un símbolo y de un pionero en la NBA, que a sus 84 años falleció por un fallo respiratorio en su casa de California.

Marca

Comments

comments