La historia del Clamato & Cerveza

Un clamato con cerveza debería ser considerado elemental en un botiquín de primeros auxilios; el antídoto por excelencia para esas resacas que nos han dejado heridos en una cama mínimo una vez -o cien- en nuestras vidas.

Esta bebida es conocida mundialmente como una de las consentidas de los mexicanos, que la defienden como propia. ¿La habremos inventado nosotros? ¿Hubo algún ser tan consciente en un momento de agonía y deshidratación causada por una borrachera capaz de crearla? No hay documentación histórica, pero donde hay cerveza, seguramente hay un mexicano involucrado.

La palabra Clamato viene de clam, que quiere decir almeja, y tomato, que quiere decir jitomate. La bebida originalmente fue inventada por una compañía de California, Estados Unidos, en 1969. La historia cuenta que los agricultores estadounidenses fueron los primeros en disfrutar el Clamato, después de las arduas jornadas de trabajo bajo el sol. Al poco tiempo, esta bebida hecha de jugo de tomate y especias se extendió en todo Estados Unidos y México y se convirtió en una bebida sumamente popular entre los latinos.

 Sin embargo, hay otra historia. A pesar de que el Clamato no se produjo comercialmente hasta finales de los 60, hay quienes dicen que la bebida surgió años antes. Hay rumores de que dos empleados de lo que ahora es la compañía Mott’s intentaron crear un cóctel inspirado en una sopa espesa de ostiones, por lo que mezclaron jugo de tomate, caldo de almejas y varias especias.
¿Cuándo se encontró con la cerveza? No se sabe exactamente, pero es seguro que una vez que la mezcla de jugo de jitomate y especias tocó tierras mexicanas la magia sucedió. Era evidente que en algún momento se mezclaría con cerveza o tequila.
A pesar de la tradicional mezcla de Clamato y cerveza, la receta también se ha adaptado a otros ingredientes en distintas regiones del país. Un ejemplo es la historia de la Doble Canala, una de las bebidas más conocidas de Baja California, que surgió cuando un piloto aviador originario de La Paz llegó al Bar Mundos en busca de algo que curara su resaca. Fue entonces cuando pidió que a la bebida a base de cerveza y Clamato, entonces llamada “Entomatada”, se le agregara un poco de vodka.

Comments

comments

Acceso a La Opinión Digital


Recuperar contraseña