La escritora chicana reconocida en el mundo: Sandra Cisneros

Ciudad De México.- Desde hace cuatro años, 2013,Sandra Cisneros vive en San Miguel de Allende. De vuelta a sus orígenes, a la sombra del templo color salmón, ha construido su casa. Aunque su idioma no era el español, todos sus libros giran en torno a México. La casa en Mango Street es una biblia escolar y nos remite a los traumas y a las esperanzas de una niña, Esperanza, que vive en Chicago y se siente distinta a todos.

-Esa curiosidad por México, ese ansia de conocimiento de México, ¿te lo transmitieron tus papás?

–Yo creo que mi padre nos regaló México por su propio anhelo de volver a su casa. Siempre quiso regresar con su mamá. Nuestros viajes nos abrieron la puerta a su infancia. Mi padre nos encerraba en el Tepeyac con los abuelos. Lo único que veíamos era la sala de la casa de la abuela. Después, cuando me instalé en Texas se me hizo fácil llegar a México. Soy la única de mi familia que viene a la Ciudad de México. Mis hermanos llegan a la costa, a lugares turísticos. Yo llego acá, aunque me da miedo la ciudad, una vez fui a Chiapas, otra a Veracruz con Norma Alarcón, mi amiga, criticona, editora de Third Woman, quien nos cobijó a las escritoras estadunidenses de origen latino y publicó a Ana Castillo, a mí, a Gloria Anzaldúa en su revista y nos lanzó cuando nadie nos conocía. Fue muy importante, pero nadie la reconoció en Berkeley, aunque ahora hay un renacimiento de su revista y su casa editorial.

Sandra Cisneros, autora de La casa en Mango Street.

LA JORNADA

Comments

comments