La decimista que trae el son jarocho en la sangre

Compartir en:

Xalapa, Ver.- Daniela Meléndez Fuentes es decimista en el son jarocho, una tradición que le inculcó su padre y ella decidió irse por las palabras.

“Esta la música, está la versada, está la tarima y aparte están los decimistas o decimero”, resalta sobre los elementos del son jarocho.

Originaria de Minatitlán -al sur del estado de Veracruz- lleva 20 años en Xalapa porque llegó a estudiar comunicación.

Mi historia con el son jarocho empieza desde niña porque mi papá fue promotor cultural del son, a él se le atribuye el término de movimiento jaranero

Su papá hizo un programa de radio llamado “Que resuene la tarima” y fue cercano a grandes músicos por lo que todo lo que sabe del son jarocho se lo debe a su papá.

Ahora Daniela es maestra de español en una secundaria pero siempre ha estado vinculada al son jarocho, como cuando trabajó durante 8 años en una institución donde aprendió de género.

Como buena veracruzana soy muy ocurrente, todo lo tomó a chiste y a juego, hay mucha picardía en lo que escribo, erotismo, derechos de las mujeres, amor

A los 4 años bailaba en la tarima y a los 8 años empezó a tocar la jarana, pero hacer décimas a los 16 años que vino un encuentro iberoamericano de décima en el puerto de Veracruz.

Su papá se llevó a un cubano de nombre Ricardo González Yero a dar un taller a su casa, así que Daniela empezó a escribir porque estaba enamorada y sus décimas salieron publicadas en el libro “La Décima Sotaventina”.

Explica que lo bonito de la décima es que puedes echarle lo que quieras, porque puedes hablar de forma chistosa hasta algo serio.

En 2012 estuvo Alexis Díaz Pimienta, originario de Cuba, que es un maestro con quien inició a improvisar.

“Con la décima hice un disco que se llamó ‘ Veneno Decimal’ ese disco lo produjo Manuel Vázquez con música barroca y sones jarochos”, cuenta sobre lo que aconteció en 2004.

Señala que la décima se comparte en varios lugares de América como Perú y también lo incluyeron en su disco, que primero iba a ser un libro pero terminó con dos piezas de música para cada tema.

Cuenta que hacían encuentro de mujeres que hacían radio y se le ocurrió hacer un encuentro de mujeres soneras y versadoras en diciembre de 2012, al siguiente año se replicó en Nautla con apoyo de la secretaría de turismo.

El ambiente de la música tradicional hoy día es un espacio donde las mujeres están tomando la voz y en el son jarocho lleva un poquito más de años, hay mujeres que tocan la leona, el requinto, componen, hacen gestión

Menciona que lo complicado de hacer décimas, es que no es una estructura cuadrada sino que tiene su propia música.

Daniela señala que son dos cuartetas el puente de dos versos y otra cuarteta, más aparte es pensar en que se quiere acabar.

“Aprender a hablarla no a contar sílabas como irla sintiendo”, dice, sobre la décima. Esto debido a que existen mucho decimeros y lo que faltan son improvisadores de los que escriben en ese momento.

“Mi historia con el son jarocho empieza desde niña porque mi papá fue promotor cultural del son, a él se le atribuye el término de movimiento jaranero”.

EL DIARIO DE XALAPA

error: Content is protected !!