La cafeticultura…¿en riesgo?

Sierra Norte Del Estado De Puebla.- Con una producción anual de 113 mil 219 toneladas de café, en una extensión territorial de poco más de 39 mil hectáreas distribuidas en 16 municipios, el café sigue siendo una de las principales actividades económicas que fortalecen a esta región, seguida por el comercio, la citricultura y en menor cantidad la ganadería.
Sin embargo, se ve amenazada por la roya, un hongo que pone en jaque a los productores.

En el trabajo, en la reunión familiar o en el restaurante, siempre es grato saborear una deliciosa taza de café, aunque muchas veces no sabemos de dónde proviene, los procesos a que se somete el grano para poder tenerlo sobre la mesa y los precios en el mercado local y regional.

En la Sierra Norte los municipios que cultivan café son Xicotepec, Ahuazotepec, Huauchinango, Pahuatlán, Tlacuilotepec, Tlaxco, Jopala, Tlapacoya, Chiconcuautla, Tlaola, Juan Galindo, San Felipe Tepatlán, Hermenegildo Galeana, Zihuateutla y Naupan.

Esta producción deja al año una derrama económica de 776 millones 290 mil 306 pesos que representan el sustento de más de 10 mil productores dedicados a producir el aromático.
Las variedades de café que Puebla produce son Marsellesa, Caturra, Costa Rica y Azteca de Oro. Esta última fue liberada por el INIFAP, que es un instituto de investigación de la Sagarpa.

LAS ETAPAS DE PROCESAMIENTO DEL AROMÁTICO

El ingeniero Amado López López, jefe del Distrito 01 Huauchinango de la Sagarpa, explicó que cuando el grano se encuentra en el árbol listo para corte presenta un color rojizo y se le denomina cereza, “es cuando se corta y se vende”.

Durante el proceso, viene la transformación que llaman “beneficio húmedo” y de ahí se obtiene el pergamino que es el café ya seco.

Luego se mortea, es decir, se le quita la cascarilla y queda la pura almendra. Es la etapa cuando se le llama “café oro”, para luego pasar al proceso de tostado, molido y empaque.

“Pero para estos procesos se requiere de mucho conocimiento, porque se puede llegar a tener calidad en la planta y en el grano, pero a la hora de iniciar los procesos para obtener el café molido, si se pasa de tostado, se pierden los aceites y la calidad se va para abajo, pierde su mejor sabor y olor, por eso hay que conocer para darle los tiempos al café, desde el asoleado, el secado y todo lo demás”, puntualiza.

CÓMO SE MUEVE EL MERCADO

El responsable de Sagarpa en esta región, que incluye a 16 municipios, agrega que aquí en esta zona hay varios acopiadores de café, pero dialogando con algunos técnicos ya hay una propuesta donde se pretende hacer una subasta.

Esto representa más y mejores opciones de comercialización, más canales de venta para que el productor tenga mejores precios de venta y con ello sus ingresos sean mayores.

El proyecto va mucho más allá de una mera innovación, pues destaca que en este distrito agrícola hay acopiadores de café cereza y de pergamino, por lo que generalmente el productor casi no ve sus ganancias, ya que vende a intermediarios a bajo precio, y ellos al procesarlo ganan más.

El ingeniero Amado López López sostiene que el café no ha caído, sigue teniendo mercado, hay mucha demanda. En México el consumo per cápita es de dos kilos cuando en Estados Unidos es cuatro veces más. Eso quiere decir que hay mucha demanda.

Muchos productores venden en México y en Puebla. Otros en las cabeceras municipales y sobre todo, en Xicotepec de Juárez, que es el punto de acopio más importante.

Actualmente, un kilo de café cereza cuesta entre 6 y 10 pesos; un kilogramo de café molido, ya en paquete, a la venta en Xicotepec, llega a costar entre 120 y 140 pesos.

En algunas partes se está vendiendo café a precios más aceptables porque se manejan otros estándares de calidad que requiere el mercado.

Tal es el caso de Teziutlán, donde ya manejan cápsulas. Por ejemplo, normalmente un kilo de café molido en Xicotepec cuesta 140 pesos, allá las cápsulas se venden en mil pesos por kilo. Es una innovación y eso es lo que hace falta en la región norte de Puebla, para darle un valor
agregado al café.

Hace ya más de dos décadas que desapareció el Instituto Mexicano del Café (Inmecafe), que llegó a tener casi la figura de Secretaría de Gobierno y desde entonces empezó un cambio sistemático en ese sector productivo.

Gabino Sosa, ahora un adulto mayor, recuerda que esa institución era la que controlaba los precios del aromático en todo el país, pues hasta ahora ese sector camina solo apenas con algunos apoyos gubernamentales y quienes se han beneficiado son los intermediarios.

“Porque nosotros sembramos, cuidamos la planta, cosechamos, pero no procesamos el grano. Eso ya lo hacen los intermediarios y por eso nosotros ganamos menos que ellos ya que entregamos el producto cereza, es decir, cortado del árbol”, agrega.

EL FANTASMA DE LA ROYA

Mientras muchos productores se lamentan de la baja producción de café, por la presencia de la plaga conocida como la roya, otros más logran buenas cosechas y en consecuencia obtienen buenos rendimientos.

En ese sentido, el jefe de Sagarpa en Huauchinango destaca que el problema de la roya está presente en todos los municipios aunque con grados diferentes de afectación, ya que la plaga no solo se combate con los agroquímicos; “requiere de fertilización, una poda constante, un buen manejo agronómico para que la enfermedad no avance”.

Por eso hay algunos cafetos buenos, regulares y otros defoliados, es decir, sin hojas y eso es por la participación del productor en el manejo del cultivo, están al pendiente, no lo descuidan, no están esperando que el gobierno aporte químicos tras químicos.

Tras resaltar que no hay afectación catastrófica, el funcionario federal reconoció que a raíz de los cambios climatológicos la roya se ha fortalecido.

ESTRATEGIAS CONTRA LA PLAGA

En contraparte, el funcionario agregó que el año pasado se compraron alrededor de un millón de plantas de café en viveros certificados y tecnificados y se conjuntó con un paquete tecnológico o fertilizantes, que fueron entregados a los productores para combatir la roya y establecer planta nueva en las huertas.

En este año se hará lo mismo, pero ahora será para adquisición y establecimiento de plantas y entrega de paquetes tecnológicos.

Otra de las estrategias en el combate de la roya, explica, son los programas por parte del Comité Estatal de Sanidad Vegetal y que en Xicotepec está representada por una Junta de Sanidad Vegetal, donde los productores manejan recursos asignados por el gobierno federal.

Es decir, se les orienta sobre qué hacer y cómo hacerlo, no solo basta con aplicar los químicos, falta una fertilización, un buen manejo, poda y limpieza constante.

El año pasado se construyeron 12 viveros para planta de café que ya viene resistente o tolerante a la roya. Son plantas de café de las variedades Costa Rica y Marsellesa.

Estos viveros se instalaron en los municipios de Hermenegildo Galeana, Zihuateutla, Xicotepec de Juárez, Jalpan, Tlaxco, San Felipe Tepatlán, Jopala y Jalpan.

Ahorita la planta ya está lista para sembrarse, por lo que ya está prevista la distribución de 500 plantas a cada productor, lo que permitirá sustituir la superficie que ellos tienen sembradas con cafetos viejos, con más de 10, 15 a 25 años y que, por lo mismo, son más propensos a ser atacados por la roya.

Por lo pronto, el funcionario anunció que vienen más incentivos para este sector; “nos acaban de dar unos predictámenes, algo así como 25 millones de pesos inicialmente para invertir en la adquisición de plantas y paquetes tecnológicos por parte del gobierno federal. Se trata de un programa dirigido a personas morales, grupos de trabajo bien organizados, de 700, 800 o más personas y van incluidos no solo por municipios sino también por comunidades”.

SE INVESTIGAN ESTRAGOS CAUSADOS POR KATIA

Con el paso del huracán Katia, la Sagarpa está realizando un análisis de posibles daños a la cafeticultura y la aseguradora trabaja en eso, para constatar el daño parcial o total, cantidad de hectáreas y cuánto se pagará a cada productor.

Amado López López precisó que hay que recordar que el suelo está impregnado de humedad y luego vino el temblor. Por eso hay que analizar y evaluar la situación de daños.

Mientras tanto, además de Puebla, otros estados como Veracruz, Oaxaca y Chiapas sufren los efectos de esta plaga que, se sabe, ingresó a México por la región sur aproximadamente en el año 2009, procedente de Centroamérica.

Un estudio del Instituto Politécnico Nacional (IPN) revela que en Oaxaca los daños por la roya del café son de un 80 por ciento, mientras que en Puebla los sitúa en un 12 por ciento del total de la superficie cultivable.

POR ROBERTO AGUILAR TOLENTINO

Comments

comments

Acceso a La Opinión Digital


Recuperar contraseña