Kvitova: «Mi gran victoria fue volver a jugar»

Compartir en:

Petra Kvitova se convirtió el pasado domingo en la primera tenista bicampeona de un torneo después de la disputa de 20 certámenes WTA. La checa se sitúa a escasamente 160 puntos de Naomi Osaka, líder del circuito femenino, pero no podrá sumar puntos la semana que viene al ser la defensora del título del Mutua Madrid Open.

«Está claro que Madrid es un torneo que me gusta y que se le da bien a mis características porque la bola flota un poco más», reflexiona para MARCA la vencedora en las ediciones de 2011, 2015 y 2018.

Los otros dos torneos que conquistó sobre polvo de ladrillo son Praga, y el reciente de Stuttgart, un evento que tiene la particularidad de disputarse bajo techo. «No puedo decir que la tierra se me haya dado mal a lo largo de mi carrera. Tengo unas semifinales en Roland Garros», recuerda.

«No me obsesiona ser número uno, mis objetivos como tenista se han cumplido»

La historia de la doble campeona de Wimbledon, en 2011 y 2014, y del Masters femenino, en 2011, tiene un punto de inflexión el 20 de diciembre de 2016. Mientras estaba descansando en su apartamento de Prostejov (República Checa), fue asaltada después de abrir la puerta al pensar que era alguien de la agencia antidopaje.

Al tratar de defenderse, sufrió cortes en los dedos de la mano izquierda. «Es verdad que he pasado por episodios complicados en mi vida, por eso digo que mi gran victoria ha sido volver a jugar a tenis», reflexiona. Tras cinco meses ausente de la competición oficial, Petra, con 27 años, volvía entre lágrimas y con triunfo en la primera ronda de Roland Garros ante Julia Boserup.

El pasado 26 de marzo se supo que el asaltante, que responde al nombre de Radim Zondra, fue condenado a ocho años de cárcel a pesar de que ante el juez negó todas las acusaciones.

España siempre ha estado muy ligada a Petra, que ha repetido pretemporadas en las Islas Canarias y a quien le encanta «el jamón y la paella». Cuando está en la capital de España, con motivo del mandatory, aprovecha para perderse por los largos pasillos del Museo del Prado o visitar el majestuoso Santiago Bernabéu y sus vestuarios.

La tradición checa
Kvitova es actualmente la líder de una Armada checa, que tiene una cantera inagotable. En la actualidad, son seis en el top 100, con ella y Karolina Pliskova afincadas entre las diez primeras. «No es que haya una razón en concreto de nuestro éxito, somos un país pequeño pero con una gran tradición tenística».

En Australia, en la final perdida con Naomi Osaka, se quedó por segunda vez a las puertas del cetro del circuito, que vuelve a tener a su alcance en la gira de arcilla. «No me obsesiona el número uno. No pienso en ello cuando llego a un torneo o cuando lo estoy jugando. Yo creo que los objetivos que tenía ya están conseguidos», dice.

Petra admira la fuerza que ha mostrado Serena Williams al volver a la competición tras ser madre. «Yo no podría haber hecho eso. No pararía para ser madre y luego volver».

Del mismo modo, se congratula de la igualdad que hay en los torneos. «El dato de que haya habido 19 campeones lo dice». De la nueva generación con nombres como Naomi Osaka, Aryna Sabalenka, Bianca Andreescu o Amanda Anisimova, se queda con la japonesa. «Si tengo que decir a alguien que pueda dominar el tenis en el futuro me quedo con Osaka».

Marca

error: Content is protected !!