Inundan roscas de reyes las calles de la citrópolis

Compartir en:

Álamo, Ver.- Sin la gran demanda que cada año anhelan, vendedores de roscas de reyes inundaban desde ayer gran parte del centro de la ciudad expidiendo sus productos en las calles donde desafiaban el frío viento invernal.

Con precios que van de los sesenta hasta los doscientos pesos o más, según el tamaño, las roscas de reyes se ofrecían en cajas de cartón decoradas o en simples envolturas de plástico o nylon transparente.

Las hay de seis, catorce o más muñequitos, pequeñas medianas, grandes o familiares y los precios varían según su presentación o el punto de venta. También era posible encontrarlas en las grandes tiendas de cadenas comerciales o en cualquier panadería.

Aquí como en la mayor parte del país, festejar la tradición de rosca de reyes es casi obligada entre las familias, pues además de deleitar los paladares acompañada de café, chocolate o algún atole caliente también reúne a familiares, amigos o simples compañeros de trabajo en una grata convivencia.

La venta de rosca de reyes hasta parece competir con la de juguetes y regalos donde algunos padres de familia, emulando a los reyes magos, buscan hasta en horas de la madrugada del día 6 en tiendas establecidas, en puestos callejeros o en algunos tianguis, según su capacidad económica.

error: Content is protected !!