Inquietud entre comunidades de Tuxpan, por nueva planta generadora de electricidad

Compartir en:

Tuxpan, Ver.- El anuncio de la construcción de una nueva planta generadora de energía eléctrica provocó inquietud entre comunidades de Tuxpan, toda vez que no se ha informado de manera amplia sobre el proyecto y su impacto ambiental, señaló Rubén Cruz Sagastume, representante del sector campesino.

Indicó que se trata de la Central Ciclo Combinado, un proyecto de la empresa española Iberdrola para el cual fueron adquiridas 20 hectáreas en inmediaciones del ejido Sabanillas y otras comunidades en la ruta a Tamiahua.

Añadió que, hasta donde se sabe, el proyecto incluye obras adicionales para su conexión con el gasoducto Texas-Tuxpan, que en su momento igualmente provocó protestas y oposición, principalmente por parte de pescadores.

Refirió que, con base al «Convenio sobre pueblos indígenas», establecido por la Organización Internacional del Trabajo y las recomendaciones emitidas por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, se debió efectuar una consulta, sobre todo entre comunidades indígenas y localidades aledañas.

El convenio de referencia, apuntó, precisa que, previo a la emisión de cualquier autorización, concesión o permiso que incida sobre las tierras o territorios indígenas, “se incluya el procedimiento de consulta a los pueblos y comunidades que puedan verse afectados por la realización de determinadas obras o actividades».

Oficialmente en este municipio existen núcleos con población indígena, pero que presuntamente ignoran dicho proyecto y sus alcances, pues no se ha realizado tal consulta, recalcó Cruz Sagastume.

“Parece ser que esta empresa metió cachirul, porque tenía que consultar con los pueblos indígenas y las comunidades vecinas en un plazo de diez días, pero se la pasaron de humo, porque desde 2018 hasta estas fechas no se llevó a cabo y todo parece indicar que en un mes o dos empieza la construcción en los terrenos que colindan con el poblado de Sabanillas”, detalló.

Ante ello, sugirió que las comunidades habrán de demandar que se condicione a Iberdrola para que lleve a cabo los estudios ambientales y los dé a conocer, pero, sobre todo, cumpla con la consulta, y tras lo cual comprometerse a emplear mano de obra local, entre otros beneficios sociales.

error: Content is protected !!