Huasteco Raúl Pazzi Sequera

¡Comparte esta nota!

Preservador de la Tradición del Huapango y su Cultura

José Luis Rodríguez Badillo

El Círculo Huasteco de Poza Rica Raúl Pazzi Sequera a sus veinticuatro años de sus integrantes han sido celosos custodios de la cultura huasteca en Poza Rica y ha coadyuvado a que se preserve esta importante y singular danza, las mágicas recetas culinarias, la sublime vestimenta, su música y el falsete, décimas, la gama de costumbres, enormes tradiciones ancestrales, una labor de admirar y reconocer a las entusiastas mujeres y hombres que luchan al promover su zapateado que en armonía con su inconfundible música han logrado la hazaña de que no se pierdan.

Al preservar la tradiciones del Huapango conservan una de las grandes culturas de nuestro país y Poza Rica, el Círculo Huasteco es un grupo cultural que practica las tradiciones vivas con sus costumbres del Huapango en esta ciudad de suelo petrolero, su viveza en los más importantes foros de México y Región, escenarios en donde han sido reconocidos en sus 24 años disfrutando de su radiante folclor, que los ha hecho merecedores de varios reconocimientos y preseas, lo que ha motivado la búsqueda de la edificación de la Casa del Huapango de Poza Rica y artesanías huastecas en un terreno ya obtenido, expectativa que lo magnificará.    

Desde la década de los años treinta en el Kilómetro 52 del sistema ferroviario de vía angosta que corrió del río Pantepec municipio de Tuxpan, Veracruz, hasta el campo petrolero de Furbero, Coatzintla, dentro del mismo estado, ahí fue el arribo de música de cuerdas, predominando la guitarra y el violín, integrándose los primeros tríos de música romántica, en este emblemático lugar, que fue donde se instalaron las primeras cantinas. Tiempo más tarde llegaron algunos músicos de Huapango y junto con ellos los primeros intérpretes de la música de mariachi que le dieron referencia musical y ambiente al lugar. 

Después que se fundó el campo de Poza Rica en 1932, llegaron a diario muchos trabajadores de la llanura costera de la Huasteca del Norte de Veracruz, quienes por dos décadas trabajaron en lo largo de “La Brecha de la Huasteca” desde Mata Redonda hasta Potrero del Llano, quienes cargaron con su cultura Huasteca tanto en la interpretación, baile, música y su tradicional comida, entre aquel turbulento éxodo llegó un niño, Ramón Valdiosera Berman, de su tierra natal de Ozuluama, Veracruz, infante de diversa e inmensa creatividad intelectual en la cultura.

Al paso de los días y semanas, las primeras fiestas se amenizaron con músicos de Huapango, con ellos se llevaban mañanitas y serenatas, después se realizaban los bailes populares con música huapanguera y su exquisita tradición gastronómica, comida que se implantó en este lugar y sus comensales fueron la misma gente que llegó de la Huasteca, generó la técnica tradicional; las enchiladas Huastecas junto con el rico Xojol, tamal dulce elaborado con masa de maíz martajada, usado tradicionalmente en el festejo del Xantolo; bajaron de la Huasteca alta los bocoles rellenos de requesón o queso fresco, que se acompaña del cafecito y los ricos pemoles de tradición histórica. ¡El riquísimo estilo Huasteco invadió Poza Rica!.

Juan Francisco Nieto Gómez y Rodolfo Guzmán del Ángel

Para el deleite de la pequeña sociedad pozarricense de los años cuarenta, en las festividades patrias, escolares y otros eventos, se empezó a bailar el Huapango, incorporando el uso de tablones para el zapateado, lo que emite una resonancia musical y da características cadenciosas al ritmo, armonizando con la música, bailable que en aquel tiempo se instruían en las escuelas a niños y sus parejas; eventos que agradó a la sociedad y generó que en esta ciudad creciera el gusto por el huapango, con bailadores, músicos, promotores e intérpretes que aprendían versos y su picaresca forma de vocalizarlos, haciendo alusión en ocasiones a los presentes aflorando la risa y reconocimiento a su creatividad espontánea. 

Con el paso del tiempo se asentaron diferentes tipos de música, ritmos y géneros, tan así que prevalecieron con éxito por épocas, implantándose en Poza Rica la bella Cultura Huasteca que se afianzó con la presencia de músicos provenientes de Álamo, Tepetzintla, Ozuluama, Amatlán, Potrero del Llano y Cerro Azul, elementos que integraron los primeros grupos de folclor llenos de virtudes con espléndido talento para tocar con sus respectivos instrumentos interpretando alegre música, ingeniosos versos y siempre apuestos con su típica vestimenta. 

Con el paso de los meses y años, el Huapango tenía diferentes actores en lugares dispersos de Poza Rica y la región, algunos lo interpretaban con la guitarra, otros con los principales instrumentos del Huapango: violín, guitarra y la infalible jarana, siendo el trío “Pancho y sus Huastecos” quienes se ganaban la vida y admiración mientras ratificaban la semilla de este género musical en tierra pozarricense para satisfacción de miles de trabajadores que habían llegado a este lugar procedentes de tierras petroleras de la Huasteca Norte de Veracruz, reencontrándose con la música que es el alma de aquella zona. 

En Pánuco, Veracruz, tierra productiva al interior de la Huasteca nació, estudio y se realizó Raúl Pazzi Sequera, quien desde su niñez deslumbró zapateando el huapango como alumno de Don Estanislao Guzmán Tortuo, quien fue conocido cariñosamente como “El Tío Tano” un nato exponente del zapateo, músico y cantante, Tano fue quien vio en Raúl Pazzi un buen exponente y puso especial atención a su enseñanza como su alumno del singular baile regional, aprendizaje que lo llevó a formar un ballet infantil y con ello ganó en la Ciudad de México el concurso nacional de bailes regionales, dotes que lo llevó a montar coreografías para grupos de ballet, e invitado a integrar en varias ocasiones la investidura de jurado, lo que motivó a fundar de varias academias de huapango en Pánuco.

En tiempo paralelo en el poblado de Ozuluama, Veracruz, baluarte del Huapango e importante zona petrolera, nació Ramón Valdiosera Berman, quien fue traído de niño al recién fundado campo petrolero de Poza Rica, dejando muy lejos su tierra natal, pero cargando con sus virtudes de un gran dibujante, caricaturista, creador y destacado diseñador de atuendos regionales de tradición, quien encuadró con gran talento el atuendo femenino de la mujer huasteca, entre una infinidad de propuestas a la vida artística de nuestro país.

Olivia Herbert Ponce, Prof. Raúl Pazzi Sequera y Rodolfo Guzmán del Ángel

En el año de 1961, Ramón Valdiosera saltó a la cumbre de la fama de la Cultura Huasteca, después de desarrollar en una sola prenda que entrelazó las “Cuatro Huastecas”, creando una atractiva vestidura con la integración del quexquemetl petob usado en la indumentaria de la mujer indígena potosina para cubrir el torso de la bella mujer; a esto agregó una trenza de estambre de colores llamativos; de la mujer jarocha tomó el mandil, collar y el abanico, de la Huasteca hidalguense incorporó la falda a media pierna con holanes y al quesquén le incorporó flecos de que asemejan los de una cuera tamaulipeca, pero estos de estambre de varios colores y de buen tamaño, prenda que enalteció al Huapango.  

En las coincidencias de la vida, por esos días el eminente profesor Juan Francisco Nieto Gómez, hombre modesto y reconocido por su singular caballerosidad, emitía al aire su inspiración de una singular calidad de versos, virtud que desde su niñez explotó, vocación que tomó en este rubro congénito que le asignó la vida; desde su tierra natal Ozuluama, se dio el gusto de irrumpir la brisa costera con versos que enaltecieron a la Huasteca y que con su estatura literaria engrandeció esta mágica cultura, la que se disfruta a diario cantando, bailamos con orgullo regional.

La vida lo puso camino a Poza Rica, a donde arribó en el año de 1955, aquí llegó exponer su obra literaria que traía en un mullido portafolios, un tesoro; de revistas manuscritos y pedazos de periódicos con sus publicaciones; ya acoplado a la vida pozarricense retomó con entusiasmo el ánimo de escribir y publicó su inspiración en el periódico La Opinión, versos y décimas que enaltecía la Cultura Huasteca.

A inicio de la década de los años noventa decidió publicar un libro de manera formal, brioso por los homenajes y reconocimientos obtenidos entre otros, cuando municipio de Ozuluama, que lo declaró hijo predilecto de su tierra natal. Ese ímpetu lo capitalizó al realizar el libro “Cantares Regionales Huastecos y Otros Ensayo”, en el que enlaza a dos grande exponentes de la cultura de Poza Rica, el profesor Regino Barrios Ávila quien escribió el prólogo y al muralista Teodoro Cano García, quien le hizo una iconografía huapanguera al carbón, donde luce el atavío huasteco bajo el follaje de la vainilla, hermanando las dos magnas culturas.  

Festejo del séptimo aniversario del Círculo Huasteco en la Finca Rosita

Para la presentación de tan singular obra, Don Juan Francisco Nieto con atinado gusto realizó el guion para la presentación del libro, complementando con una Huapangueada, integrando el matrimonio formado por Rodolfo Guzmán del Ángel, originario del rancho “El Cantarito” y Doña Olivia Herbert Ponce de “Las Ánimas” Tempalache, pareja que zapateó huapango bajo los acordes musicales del Trío “Don Pancho y sus Huastecos”, de Francisco Salas Tolentino, que enmarcó una velada que convocó a la comunidad de la Huasteca y su huapango.     

Los embajadores del huapango al concluir el evento acordaron reunirse en días posteriores para mantener un vínculo cultural, lo que generó que Juan Francisco Nieto organizara un grupo al que denominó “Fiesta Huasteca” junto con Olivia Herbert y Rodolfo Guzmán, René Guzmán del Ángel, profesora Concepción Felizardo de Viznado, convocatoria que cohesionó a los huastecos radicados en Poza Rica y la región, así como invitados amantes de esta cultura.   

Día 14 de marzo de 1998 reunidos en el auditorio “Lic. Rafael Hernández Ochoa” del Palacio Municipal de Poza Rica, Veracruz, a donde llegaron ciudadanos de la Huasteca que respondieron a la invitación constituyeron “El Círculo Huasteco de Poza Rica” que tendrá como sede esta ciudad, la reunión la presidió el comité integrado por Juan Francisco Nieto Gómez, Olivia Herbert Ponce y Rodolfo Guzmán del Ángel, se explicó que el deseo es agrupar a las familias de origen huasteco que residen en Poza Rica y la región, con el propósito de promover y preservar la Cultura Huasteca y sus tradiciones que heredaron de sus ancestros.

En esta misma reunión se integró la estructura de la mesa directiva del “El Círculo Huasteco de Poza Rica”, la que por aclamación unánime quedó de la siguiente forma: presidente Juan Francisco Nieto, secretario Rodolfo Guzmán del Ángel, tesorera Olivia Herbert Ponce, primer vocal profesor Homero Quiroz García, segundo vocal Mardonio Rivera Medina. Con el beneplácito de los asistentes se le solicitó al Dr. Ernesto Aguilar Guzmán, quien tenía el cargo de Corresponsalía de la Cultura Mexicana, tomar la protesta a la recién nombrada Directiva y así fue.  

El acta se levantó con redacción manuscrita y firmas autógrafas donde se pueden apreciar legiblemente a: Guillermo Redondo Muñoz, Pablo de la Cruz Hernández, Jesús Araujo López, Francisco Salas Tolentino, Conchita Felizardo Cartagena, Miriam Olvera Constantino, Esther Díaz Cervantes, Ludivina y Leonardo Viznado Felizardo, Adelina Segura Zaleta, René Pulido Piñeiro, Hilaria Gómez, quienes en el año de 1999 festejaron su primer aniversario invitando al promotor cultural Remigio del Ángel Fernández, sociólogo Víctor Poo Echaniz quien fue Director de Culturas Populares sede de Papantla, Manuel García Herdez, Adolfo Cárdenas Domínguez y otros exponentes del huapango.   

Cuando el Círculo vivía su éxito y reconocimiento en la Región de la Huasteca y Don Juan Francisco Nieto estaba en plena gloria literaria, el 21 de agosto de 2002 llegó repentinamente su deceso, el que consternó a sus colegas de letras, las que silenciaron súbitamente mientras se reponían de tan inesperado acontecimiento. En días posteriores los integrantes eligieron a Rodolfo Guzmán del Ángel para tomar esta investidura de presidente y al Lic. Remigio del Ángel coordinador de Prensa, propaganda y eventos. Un paso más fue el sábado 11 de marzo de 2006, tomó el nombre de “Círculo Huasteco de Poza Rica” Raúl Pazzi Sequera, asociación civil que está por cumplir sus bodas de plata. ¡Viva la Huasteca y sean muchos más años!

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es prueba-1024x51.png
WhatsApp: SDR La Opinión Recargado
Instagram: Laopinionpr 
Twitter – @laopinionpr
Facebook – @LaOpiniónPozaRica
Youtube – La Opinión Poza Rica
¿Reporte y denuncia?
Si cuentas con imágenes o video que exhiban maltrato, abuso de autoridad, corrupción o cualquier acción inhumana. ¡Por favor, háznoslo saber!
– WhatsApp: (782) 219-94-02 <<< ¡clíck aquí!
– Por e-mail: denuncias@laopinion.net <<< ¡clíck aquí!

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ANUNCIO-BANNER-1-1024x200.jpg
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es QUEJAS-1024x230.jpg
¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!