Hospital de la muerte

Compartir en:

Candil de la calle, oscuridad de la casa. Esta es la política institucional que ha impuesto el Dr. Salatiel Vidal Cruz al frente de la dirección médica del Hospital Regional de Poza Rica, donde se entregan grandes dotaciones de fármacos a fundaciones “patito”, mientras que los familiares de los pacientes tienen que comprar sus medicinas y materiales de curación porque en la farmacia del nosocomio les niegan casi todo.

“Tuvimos que comprar 25 inyecciones que cuestan 4 mil pesos cada una. Y como no hay aquí, las tuvimos que conseguir en la Ciudad de México”, dijo a este Diario entre sollozos la señora María Catarina de la Cruz Martínez, esposa del señor Ernesto Martínez María, un campesino procedente de una comunidad de Chicontepec que enfermó hace un mes del síndrome de guillain barré, un mal consistente en la pérdida de sensibilidad de su cuerpo por un aletargamiento del sistema nervioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!