Hospital de Melchor Ocampo, infierno de muchos pacientes

Compartir en:

Gutiérrez Zamora, Ver.- A casi dos meses de que se diera a conocer, a través de este medio informativo, la negligencia que le arrebató la vida a una joven que recientemente se había convertido en madre, las anomalías al interior del hospital de la comunidad Melchor Ocampo continúan, esto debido al desinterés de la secretaría de salud por tomar acciones para terminar con la mala atención.

A pesar de que los familiares de Karina aseguraron que llegarían hasta las últimas consecuencias, reconocen que nada le devolverá la vida a ella, ni a ese bebé, y lo que más lamentan, es que los casos de negligencia sigan presentándose, pues es de señalar que este no fue el primero, y al parecer, tampoco el último.

El pasado mes de octubre trascendió un caso de pésima atención a un adulto mayor en situación de calle, el cual, sufrió una caída y requería atención médica inmediata, la cual le fue brindada, pero a pesar de las condiciones del sujeto, lo dieron de alta, y antes de abandonar las instalaciones del hospital, el individuo cayó desmayado por lo que volvió a ser ingresado.

Una vez que lo volvieron a estabilizar lo volvieron a sacar del hospital, sin embargo su salud seguía siendo deficiente, por lo que fue ingresado de nuevo con ayuda de los elementos de la Policía Municipal, ya que según lo dicho por personas que se encontraban afuera del nosocomio, personal del hospital ni siquiera se acercaron para darle una silla de ruedas o camilla.

Debido a la falta de atención correcta, horas más tarde el anciano falleció, sin embargo esta situación, que fue presenciada por varias personas que se encontraban en el lugar, despertó la molestia, ya que se le negó buena atención por ser de escasos recursos.

El pasado mes de enero, otro caso fue reportado por una paciente originaria de Tecolutla, la cual, llevaba en dicha unidad de salud su control de embarazo, sin embargo, unas molestias en el vientre la orillaron a pedir atención médica, la cual ella misma aseguró, que fue de lo peor.

Refirió que a pesar del frío, no había cobijas, la ropa de cama estaba sucia, las manchas en las sábanas eran evidentes y además, el riesgo para su salud por usar la ropa en esa situación le parecía indignante.

Si todo lo anterior no era suficiente, no recibía la atención médica que necesitaba, por lo prefirió pedir su alta voluntaria ya que personal de ahí comenzó a intimidarla diciéndole que su parto podría sufrir complicaciones, y al acudir a una clínica particular a pesar de no tener los recursos suficientes, le dijeron que su embarazo no tenía complicación alguna.

El último caso reportado fue la semana pasada, en el que una mujer oriunda de la comunidad Cruz de los Esteros, la cual también estaba en estado de gestación, tuvo complicaciones y su bebé perdió la vida dentro del vientre y requería que le practicaran un legrado, pero en vez de eso, recibió excusas, entre las que estaba, que el médico no tenía tiempo para realizar esa operación.

La mujer estuvo internada desde el domingo, llegó el miércoles y seguía sin ser atendida aun cuando otras mujeres embarazadas entraban a quirófano para que se les practicara la cesárea.

De igual manera, trascendió que la encargada de la administración de este hospital, Carmen Madeleine García Guevara, en contubernio con el director Raúl Garzón González, alteran los expedientes clínicos para maquillar las negligencias en que incurren y poder así cuidar su imagen.

Así mismo, como estas irregularidades, existen otras al interior de este hospital que se ha convertido en un infierno para los pacientes, sobre todo los que son de escasos recursos, pues aquellos conocidos de la administradora o del director, si reciben un buen trato.

Las irregularidades en cuestión de malos manejos de los recursos, falta de material, desvío de recursos asignados para pago de médicos y robo de objetos del hospital, serán expuestos en la siguiente edición