Estafa ambiental

Compartir en:

De las 38 plantas de tratamiento que se han construido en el estado, funcionan actualmente solo 16, el resto no operan o no hay registros, una de ellas es la que se ubica en el fraccionamiento Los Laureles, que se ha convertido en un criadero de mosquitos y nido de alimañas.

Entre los vecinos, la queja frecuente es que en temporada de calor los mosquitos son una gran problemática, pues este lugar es un gigantesco criadero; el año pasado, este sector tuvo algunos casos probables de dengue, por lo que la jurisdicción acudió en repetidas ocasiones para efectuar el cerco sanitario.

Las constructoras están obligadas a entregar los conjuntos habitacionales con este tipo de plantas, sin embargo, la ley no se aplica para que los gobiernos las tengan en mantenimiento o se hagan cargo de su operación.

Tan solo de 2005 a 2017 el gobierno invirtió casi 342 millones y medio en plantas que jamás operaron, por lo que todo parece indicar que se han realizado por cumplir requisitos y no para su objetivo, que es el saneamiento de aguas residuales y disminuir las descargas a los afluentes.

Por PAULO RUIZ VARGAS

Foto: CAROLINA SEGURA

error: Content is protected !!