Esta mujer fue operada para extraerle unas esponjas quirúrgicas olvidadas en su interior

En un caso que debería asustar a cualquiera que se haya sometido o vaya a someterse a una cirugía, una mujer japonesa se enteró de que la hinchazón de su estómago era causada por dos esponjas quirúrgicas que los médicos accidentalmente habían olvidado dentro de su abdomen unos seis años atrás.

Una mujer japonesa de 42 años fue a una clínica de atención primaria para hablar sobre la inflamación abdominal que había estado experimentando en los últimos tres años; la mujer le dijo a los médicos que seis y nueve años atrás había dado a luz mediante cesáreas, según un informe de un caso publicado en el New England Journal of Medicine. Los médicos que la examinaron sintieron unas masas cercanas a cada uno de sus huesos de la cadera, por lo que ordenaron que le hicieran unas tomografías para ver qué estaba pasando. Las tomografías revelaron que las masas contenían “estructuras fibrosas hiperdensas”. Hmmm, ¿qué podrían ser?

Los médicos realizaron una cirugía para extraer las masas que estaban en las cavidades parietocólicas de la mujer, también conocidas como el espacio entre el intestino grueso y la pared abdominal, y que se habían adherido parcialmente a sus intestinos. (Algunos cirujanos ponen esponjas ahí durante las cesáreas para evitar que los intestinos se interpongan durante el procedimiento). Cuando cortaron las masas a la mitad, encontraron dos esponjas de gasa “encapsuladas en gruesas paredes fibrosas”, lo que significa que su cuerpo había desarrollado pequeñas burbujas de tejido alrededor de las gasas como si fueran una especie de pollo a la cordon bleu infernal. (Espero que no estés comiendo en este momento).

A la mujer le fue diagnosticado un gossypiboma abdominal, que es cuando se deja un objeto extraño dentro del cuerpo después de la cirugía. A estos artículos también se les llama “cuerpos extraños retenidos”, que suena muy digno y para nada como un desastroso error. Después de retirar las esponjas, la hinchazón de la mujer desapareció por completo y fue dada de alta del hospital cinco días después.

Que los cirujanos olviden objetos dentro del cuerpo de las personas es raro pero ocurre —se estima que la incidencia se encuentra en algún punto entre 1 en 5,500 y 1 en 18,760 pacientes operados—, y las esponjas son el elemento más comúnmente olvidado. Por lo regular, los cirujanos usan unas listas de verificación, las cuales incluyen el inventario preoperatorio y postoperatorio, para asegurarse de que no haya esponjas, agujas u otros equipos “faltantes” antes de suturar a alguien. Muchos hospitales incluso hacen radiografías de rutinapara asegurarse de haber sacado todo; y de vez en cuando, estas radiografías revelan cosas que incluso en el recuento de inventario se pasaron por alto. ¡Qué barbaridad!

Es posible que las esponjas sean el objeto más comúnmente olvidado, pero ha habido casos en que olvidaron cosas mucho peores: en enero, un veterano del ejército de Connecticut entabló una demanda contra la Administración de Veteranos (VA, por sus iniciales in inglés) luego de que los cirujanos de un hospital de la VA dejaran un escalpelo en su abdomen durante un procedimiento en 2013. Los médicos en ese caso no ordenaron una radiografía postoperatoria. El bisturí fue retirado en abril de 2017, pero el hombre está preocupado por los daños a largo plazo.

VICE

 

 

Comments

comments