En espera el proyecto de reconstrucción del Polyforum Siqueiros

Compartir en:

De liberarse en lo que resta del mes de enero el permiso por parte de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Ciudad de México (Seduvi), continuarían en marzo los trabajos de reconstrucción del Polyforum Cultural Siqueiros y sus proyectos alternos, como el edificio que proveerá de recursos al recinto para asegurar su permanencia unos cien años y la plaza pública que reactivará la vida cultural de la colonia Nápoles.

El arquitecto Esteban Suárez, nieto del mecenas de David Alfaro Siqueiros, Manuel Suárez Suárez quien levantó el inmueble de la colonia Nápoles, el cual se inauguró el 15 de diciembre de 1971 a fin de resguardar «el mural más grande del mundo», titulado La marcha de la humanidad, mostró a Organización Editorial Mexicana (OEM), los daños que han sufrido las obras del artista nacido en la Ciudad de México el 29 de diciembre de 1896, -las cuales pertenecen al estado mexicano-, el mismo año que el inmigrante español (nacionalizado mexicano) y benefactor de las bellas artes.

«Nunca se había hecho un edificio con una forma tan extravagante como el Polyforum Cultural Siqueiros, este Dodecágono, esta especie de diamante de doce caras, jamás se había realizado una construcción recubierta de pintura mural, ni de asbesto cemento», enfatizó Esteban Suárez sobre el carácter innovador que resultó este complejo cultural que desde 2017 está cerrado al público y sus obras artístícas, protegidas por el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, sobre todo las del exterior, se encuentran dañadas por las inclemencias climáticas.

«Siqueiros hizo sus murales con piroxilinas, pinturas automotrices, él tenía un equipo de químicos que las hacían y estos le garantizaban que iban a durar 500 años a la intemperie lo cual no fue cierto, hoy podemos ver los murales con los daños que le han hecho el sol y la lluvia», comentó el arquitecto al señalar la parte inferior de una de las columnas ya rotas».

A diferencia de los exteriores, los murales interiores que son 2,500 metros no fueron tan afectados, afirmó. «El techo tiene unas armaduras metálicas y luego fibra de vidrio, entonces nosotros impermeabilizamos por arriba de los murales y el agua que llega a meterse se escurre por afuera y hemos prevenido que se introduzca alrededor del foro, tuvimos unas filtraciones este año porque estaban cambiando las lonas de la membrana plástica.

Agregó, al mostrar la maqueta de los recubrimientos que darían solución a la preservación del techo del Polyforum, que estos materiales son costosos y en total para reactivar el espacio y sus alrededores se necesitan 30 millones de pesos que provendrán de un fideicomiso y para que sea sustentable ya en funciones, en los estudios que se han realizado por parte de las autoridades correspondientes, ya se aprobó la construcción de un edificio aledaño de 30 pisos y la plaza pública que acompaña el proyecto, sólo falta el aval de la Seduvi para que inicien los trabajos de remodelación que se prevé duren tres años.

Por último, Esteban Suárez recordó que los tres arquitectos que trabajaron para en esta ambiociosa obra en su tiempo fueron Guillermo Rosel de la Lama y Ramón Miquelajauregui (ambos fallecidos) y Joaquín Alvarez Ordoñez, Premio Nacional de Arquitectura 2018, a quien el próximo viernes le develarán una placa en la que aparece como uno de los edificadores del CCS.

Crédito: elsoldemexico.com.mx


Por Carmen Sánchez

Twitter – @laopinionpr
Facebook – @LaOpiniónPozaRica
Youtube – La Opinión Poza Rica

error: Content is protected !!