El que aflige se afloja, y no nos vamos a aflojar

Compartir en:

POR REPORTERO FIFÍ

ME CANSO GANSO que a los funcionarios de la Cuarta Transformación no le dieron la importancia al Día de la Libertad de Expresión, ni en Poza Rica, ni en el Estado.
Y es que desde el Cui, hasta diputados, alcaldes y demás funcionarios les valió… lo que no le embona al Secretario de Salud, dicha celebración.

Ya se les olvidó que cuando andan con sus calenturas políticas, lo primero que buscan es a la prensa, la que ahora llaman chayotera, embustera, muertos de hambre y demás calificativos tratando de denostar la imagen de los representantes de los medios de comunicación.

Por cierto que las diputadas Raquel Bonilla y Adriana Paola Linares, no se acordaron que existen los periodistas, pero pronto andarán buscando los reflectores, pues ambas hacen «changuito» con los dedos por despachar desde la presidencia municipal, así como un diputado plurinominal que supuestamente llegó por este distrito.

Ya cuando menos hubiesen hecho acto de presencia en el monumento a Los Caídos, que en esta ocasión lució desangelado, en un acto donde el alcalde no cuenta, pero Don Javi, cuando menos dejó instrucciones para que les invitarán el desayuno a la banda.

En el cual los periodistas estuvieron por un lado y los regidores y síndico por otro. Por aquello de que no les fueran a robar la cartera, como vociferan más de alguno de los actuales funcionarios municipales.

Bendita libertad de expresión de la que gozan los citados funcionarios pero que no se les olvide, que con la vara que mides… y que las regidurías y la sindicatura sólo son por 4 años, y quienes somos periodistas, siempre seremos periodistas y por qué no, algunos también somos Fifís.

EL QUE DE PLANO se quedó sin abuela fue el gober Cui, quien le echó la culpa a la suya, del nepotismo que prevalece en su gobierno.

«Pues yo no sé, la que sabe es mi abuela», respondió a los periodistas el gober salsero, cuando fue cuestionado en torno a las declaraciones del Peje. Así fue como Cui, celebró a los tundateclas, con una mediocre rueda de prensa.

A leguas se nota que no tiene quien lo asesore en materia de comunicación social, y que su director, a lo único que se ha dedicado es a romper la buena relación con los medios de comunicación, y mostrar su falta de experiencia y conocimiento en la materia como la mayoría de los directores de comunicación de los gobiernos de Morena, donde en algunos casos apenas y terminaron el bachillerato.

AL QUE YA NADIE aguanta en el Ayuntamiento, es al Secretario Pedro Sierra, sujeto por demás engreído que trata con la punta del pie al personal que tiene a su cargo. Los complejos que carga dicho funcionario, lo han llevado al bordo de la locura, pues se siente con mas poder que el alcalde.

Tan es así que la mayoría de las comisiones dependen de su gobierno, aunque los mismos trabajadores aseguran que sino puede gobernar su vida, menos las cargas de trabajo que se ha impuesto sólo. No por algo el actual Gobierno municipal se encuentra de cabeza, donde cada quien hace lo que quiere, sin que nadie diga nada.

error: Content is protected !!