El pequeño jugaba sin la supervisión de sus padres en la banqueta

Compartir en:

Pánuco, Ver.- Un pequeño de tan solo 5 años terminó en la sala de urgencias de una clínica de la localidad, cuando al parecer con el consentimiento de sus padres, pero sin la supervisión de ninguno de ellos, de forma irresponsable jugaba en la banqueta frente a su domicilio a quemar cohetones.

Sin embargo, al intentar detonar uno de estos artefactos elaborados con pólvora, por descuido agarró un pedazo de bolsa de nylon, lo que hizo al activar el encendedor para prender el cohetón, en su lugar se prendió el plástico, pegándose a sus pequeños dedos.

Los gritos de dolor de Dylan Armando, con domicilio en la colonia Gutiérrez de este municipio, no se hicieron esperar, lo que provocó que de inmediato sus progenitores salieran de la vivienda para ver lo sucedido.

El nylon ardiendo le quemó varios centímetros de piel al menor, por lo que fue necesario que sus padres lo llevaran a atención médica a bordo de un vehículo particular, en tanto se culpaban mutuamente por el accidente del pequeño, de acuerdo a la versión de vecinos del lugar, que salieron a ver lo sucedido al momento de escuchar los gritos y el llanto del niño.

Es preciso señalar, que en todo momento, las autoridades de salud y encargadas de prevención han realizado la invitación de manera pública a los padres de familia, para que eviten que sus hijos jueguen con fuego y pólvora.

error: Content is protected !!