El mega fracaso de 2 gasoductos en Tuxpan

Los gasoductos Sur de Texas-Tuxpan y Tuxpan-Tula deberían haber entrado en operación el pasado mes de octubre, sin embargo, por diversos conflictos sociales no se han podido introducir unos 100 kilómetros de tubería. Al cierre del año, CFE, como promotora del proyecto, registrará pérdidas multimillonarias.

El gasoducto que presenta mayores atrasos es el asignado a Transportadora de Gas Natural de la Huasteca (TransCanada) y consta de 299 kilómetros, a lo largo de los estados de Hidalgo, Puebla, Veracruz, estado de México. Una tercera parte de la obra está detenida por la resistencia de comunidades, por la existencia de zonas arqueológicas y por litigios.

El que va más avanzado es el gasoducto Sur de Texas-Tuxpan, que solo encontró resistencia en algunas comunidades de Tamiahua y Tuxpan, pero ya se superaron. Se estima que estará en servicio al terminar el primer trimestre del 2019.

Infraestructura Marina del Golfo (IMG), sociedad conjunta entre TransCanada y IEnova, ganó en junio de 2016 la licitación de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para construir el gasoducto Sur de Texas – Tuxpan. El contrato tendrá una duración de 25 años.

El gasoducto tendrá una ruta submarina, con tubería de 42 pulgadas, con una longitud total de 800 kilómetros. Por esta línea se importarán 2600 millones de pies cúbicos diarios de gas para abastecer a las plantas de generación de CFE y el mercado industria.

El gran problema es el hecho de que CFE solo podrá hacer uso de una parte del gasoducto, porque el tramo de Tuxpan al centro del país no se podrá terminar debido a las protestas y acciones de resistencia civil en la Sierra Norte de Puebla e Hidalgo.

Cambiar la ruta del gasoducto representará pérdidas incuantificables para CFE y el gobierno no tiene recursos para esto.

Comments

comments