El duelo Monterrey vs Morelia del clausura 2017. bajo la lupa de la FIFA

Hace un año, una de las fuentes más confiables que he desarrollado en mis 20 años de profesión, personaje que sabe del teje y maneje de las altas esferas del balompié mexicano, me dejó sembrada una duda que ha estado dando vueltas en mi cabeza como una mosca en el cuarto de la tele durante el mejor partido de la jornada: algo raro sucedió en el Monterrey 1-2 Morelia que salvó a los michoacanos de descender.

Era la última jornada del Clausura 2017, yo justo asistí al otro partido que definía en Guadalajara la quema, al Atlas 0-1 Jaguares de Chiapas que mandó al infierno a los chiapanecos, en combinación con el sorpresivo marcador en Monterrey.

Mi fuente me sugirió revisar tres jugadas: los dos goles michoacanos, especialmente el último de Ruidíaz, casi increíble, y un penalti no sancionado a Rayados. Aún así, no pude ser capaz de comprobar nada, aunque resulta evidente que la combinación de errores y aciertos en estas jugadas eran poco comunes para nuestra Liga. ¿Un mal día de los que fallaron? Puede ser. ¿Basta con la duda para publicar? Nunca, se necesita certeza para hacer semejante acusación.

Lo cierto es que las dudas crecen hoy debido a reportes que tiene FIFA, según me ha explicado un enterado del caso, y que ha comenzado a investigar en México, con este partido que menciono cómo uno de los juegos sospechosos. Nada concluyente aún, esto apenas empieza.

Según Sportsradar, firma suiza especializada en detección de arreglos y fraudes deportivos, la Liga MX tiene riesgo “nivel 2: moderado” de tener amaños. La empresa revela que cada año, en el balompié mexicano se mueven en promedio cuatro mil 247 millones de euros en apuestas, especialmente procedentes del mercado asiático. Los datos fueron revelados la semana anterior en una conferencia organizada por Integridad en el Deporte de México, fundada por el abogado Ricardo de Buen.

¿Estará sucio nuestro futbol? ¿Tú qué crees? ¿Vendrá la comprobación que estaban esperando esos aficionados suspicaces o seguiremos dudando sin tener pruebas aún? Dicen por ahí que hay cosas tan evidentes que no necesitan preguntarse.

RECORD

Comments

comments