El calvario de Grettell Valdez empezó con una manicura

¡Comparte esta nota!

“Ni me amputaron el dedo, ni nada. Todo ha ido muy bien, va a quedar en el pasado, no hay dramas y todo está perfecto”, fue como Grettell Valdez comenzó a narrar el proceso que llevó para combatir el cáncer que amenazaba su salud, a través de un video en su canal de Youtube y que tituló 45 cosas buenas.

La actriz decidió hablar de su problema de salud y la cirugía que tuvo, porque revisando las notas de prensa que se han generado en torno a esto, se dio cuenta que se han creado rumores alarmistas y hasta gente que no tiene la menor idea de lo que pasó opinó de su caso; pero sobre todo para hacer conciencia de lo importante que es estar alerta de cosas que se consideran pequeñas y se dejan pasar, y al final terminan siendo algo de vida o muerte, como una manicura realizada con instrumentos sin limpiar

“No hay mejor cuento de quien la vivió. Hace cinco años empecé a tener en mi dedo como unas llaguitas, no tomé mucha atención, esas llaguitas cuando me mojaba con agua caliente o fría se me hacían como de viejito y me dolían”.

Grettell explica que fue con dos dermatólogos, el primero le dijo que era una verruga, el segundo que un mezquino, en ambos casos los trató como lo indicaron y la llaga no desapareció, así que decidió dejarlo y durante un año no le prestó más atención, hasta que un día “estoy en San Diego en casa de unos amigos le preguntaron qué tenía en la mano” y cuando les explicó lo que le sucedía, le dijeron que no lo dejara y le recomendaron a su dermatóloga.

“Ella me dijo, ‘si ya te atendiste como verruga y como mezquino, lo óptimo es hacerte una biopsia’; me saca un pedacito para la biopsia y resulta que sale cancerígeno ¡madres, tremendo golpe! me asusté muchísimo, lo primero que hice fue marcarle a mi mamá, a toda la familia, preguntando si había cáncer en la familia, si había algo y me dijero que nadie. Me asusté mucho, es un cáncer de Bowen, (la dermatóloga) me dijo, ‘ya no puedo verlo tienes que ir directamente con un oncólogo'”.

Victoria Ruffo ayudó a Grettel Valdez

Recuerda que estaba aterrada al salir del consultorio después de escuchar el diagnóstico, así que a la primera que le marcó fue a Victoria Ruffo, quien la tranquilizó y hasta acompañó a ver al especialista; consuelo que le duró poco porque el oncólogo les planteó el peor panorama para la cirugía que ella iba a necesitar, diciéndole que iba a perder su dedo, que necesitaba hacerle un injerto tomando piel de uno de sus glúteos, pero no le aseguraba que fuera a resultar.

 “El proceso sí era así pero a mí me asustó muchísmo y a Vicky también, entonces salí corriendo y fui con otro doctor. Al final me operé con un cirujano maravilloso, que no me tuvo que sacar un injerto de la ‘pompi’ sino del mismo dedo, me erradicó todo el mal y pegó el injerto perfectamente”.

La preocupación de Grettell con el procedimiento, según ella cuenta, es que padece cicatrización queloide, es decir, sus heridas sanan con una cicatriz gruesa y elevada, así que no quería quedar con muchas marcas en su cuerpo si es que sacaban el injerto de sus gluteos, pero esto no fue necesario, como ella lo explicó.

Después de platicar esto la actriz mostró su pulgar derecho, el cual aún tenía los puntos de sutura sosteniendo en injerto, pero luciendo completo, procedimiento que se realizó hace cinco años, pero después las llagas volvieron aparecer y ahora sí fue de inmediato al médico y le dijo que era necesaria una nueva biopsia, pero finalmente ésta no se pudo realizar porque el doctor detectó que en los 15 días que pasaron entre la consulta el día de la biopsia, la lesión se había extendido.

“Entonces me mandaron hacer estudios y llegamos a la conclusión de que realmente lo que tengo es un virus que transmuta a cáncer. Me mandaron hacerme varios análisis, entre ellos una biopsia, un estudio de los 46 virus, me hicieron un mapeo y resulta que es un virus que hace verruga y ésta muta a cáncer. Tanto mi oncólogo como mi cirujano consideraron que lo recomendable era erradicar toda la verruga, todo lo que estuviera dañado de mi dedo y de ahí se me iba hacer una radiación para matar cualquier molécula que haya quedado, después se me hace una quimio de dedo, que es localizada, para matar cualquier célula que haya quedado y que no vuelva a repetirse”.

Valdés explicó que si bien no le amputaron su pulgar, sí tuvieron que cortar una cuarta parte de la uña y toda la yema, por lo que su huella digital desapareció. Finalmente Grettell compartió cual fue la causa que desencadenó su problema y fue una manicura realizada con instrumentos sin limpiar, por eso recomienda que cuando se quieran arreglarse las uñas lleven sus propias cosas o que chequen que los artículos esté esterilizado, “porque de una tontería que fue quitarme un padrasto salió todo esto, cuídense.

“Ahora que esté más lindo, maquilladito y bonito, les presumiré ahora mi dedo flaco – como ahora lo llama – siempre todo con amor, con optimismo, la verdad es que estas pruebas que te pone Dios en la vida, hay que tomarlas con mucha fortaleza y la verdad es que yo estoy muy bendecida, porque tengo a mi lado a gente tan valiosa que me cuida y me protege”.

Información de eluniversal

¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!