El calentamiento global dejaría pocos peces en el mundo

Lograr que la temperatura global se contenga en dos grados Celsius o menos es el antídoto para que la producción de alimentos del mar pueda sostenerse, así como aplicar nuevos modelos de captura en pesquerías del mundo, incluidas las de México.

Lo anterior a la luz de un estudio integral realizado por científicos de Environmental Defense Fund, organización internacional en pro del medio ambiente, así como científicos de la Universidad de California Santa Bárbara, en Estados Unidos, y la Universidad de Hokkaido, en Japón.

Sin embargo, el estudio alerta que, de no lograrlo y si el calentamiento superara los cuatro grados Celsius, se verá una disminución global de la capacidad de producir alimento y prosperidad desde los océanos.

El estudio fue un modelo bioeconómico que utilizó datos de 915 poblaciones de especies globales, más del 70 por ciento de las que existen en todo el mundo, y la mayoría de dichos datos se obtuvieron de información de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura y otros estudios internacionales.

El mismo estipula que, de no entenderse el llamado, también están en juego los tres mil millones de personas en el mundo que dependen del pescado como fuente importante de proteína; 260 millones de empleos de pesca y relacionados a la actividad pesquera y 270 mil millones de pesos que de la pesca que contribuyen al PIB global.

Acciones colectivas

En entrevista para EL DEBATE, Kristin Kleisner, científica del Programa de Océanos de Environmental Defense Fund, indicó desde Estados Unidos que todos son responsables de evitar que la temperatura de la Tierra se eleve por encima de 2 °C, tanto a nivel individual como en países. De manera individual, dijo que se puede tener un efecto colectivo.

Para el caso de los gobiernos y la industria; sin embargo, estipuló que se traduce en cumplir con los Acuerdos de París, que implica concretar planes de acción para reducir emisiones de efecto invernadero y así tener menores impactos por parte del cambio climático.

La científica mencionó que, actualmente, se generan cerca de 52 mil millones de dólares en ganancias a nivel mundial con la pesca, así como 150 mil millones de raciones de pescados y mariscos y 747 millones de toneladas de este mismo.

Aunque los resultados del estudio abren la posibilidad de que la pesca en todo el mundo podría tener un aumento estimado en sus ganancias por 14 mil millones de dólares, producir 25 mil millones de raciones de pescados y mariscos más, incrementando la cantidad de peces en el mar en 217 millones de toneladas.

Para el 2100, también precisa que estos resultados dependerán de la implementación de un manejo pesquero que permita a las pesquerías adaptarse a los cambios en productividad y distribución geográfica de las especies marinas, así como limitar el calentamiento global.

«Por el contrario, si no se adapta el manejo pesquero al cambio climático, significaría una disminución de capturas y a su vez un riesgo para las comunidades costeras que depende de los productos del mar», señala la investigación.

La pérdida sería en números rojos, estimando 147 millones de toneladas, 26 mil millones de dólares en ganancias, 20 mil millones de porciones de pescados y mariscos menos.

Gases de efecto invernadero

Exponiendo un panorama en el cual las pesquerías hagan su trabajo de adaptarse y mejoren sus políticas públicas de pesca, pero el sector industrial y la sociedad no cumpla con su parte, Merrick Burden, economista del Programa de Océanos de EDF, indicó que el estudio se concentró en acciones de manejo para la pesca ante el cambio en la temperatura global y no consideró los impactos de otras industrias.

Sin embargo, dijo que entre mayor colaboración se tenga entre los diversos sectores que trabajan y dependen del mar, mejores serán las soluciones y las medidas de adaptación:

«Al mismo tiempo, necesitamos todos trabajar en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (los que ocasiona el calentamiento global). Si no lo hacemos, como gobierno, sociedad u otras industrias trabajando en el mar, los beneficios que se podrían obtener solo de un buen manejo se verían disminuidos», sentenció.

En este sentido, los gases de efecto invernadero son producidos por componentes de aerosoles, producción de aluminio, producción de fertilizantes, la ganadería, aislantes eléctricos, gasolina, motores de aviones, entre otros.

Políticas públicas en México

México se ubica como la decimosexta nación pesquera a nivel mundial con una producción anual de aproximadamente un millón 753 mil toneladas y en donde más de 300 mil familias dependen directamente de la actividad, y más de 2 millones de mexicanos dependen indirectamente.

Ante ello, Laura Rodríguez, directora general de México Environmental Defense Fund, explicó a EL DEBATE que el tema de cambio climático y pesca es de mucha preocupación para los productores. Dijo que la organización ha concretado dos talleres donde se impulsó el diálogo entre ellos, investigadores, autoridades y sociedad civil.

El siguiente paso —señaló— es planear y ejecutar en conjunto acciones de adaptación desde el manejo y la política pública: «Es importante hacerlo ya porque entre más tiempo demoremos en realizar acciones de adaptación, más impacto vamos a ver en las pesquerías de las cuales depende el sector.»

El estudio muestra que es crítico tener políticas públicas que no solo permitan, sino que también promuevan la adaptación del manejo a los cambios en las poblaciones de recursos pesqueros a raíz del cambio climático», sentenció.

 

Debate

Comments

comments